Fotonoticia 20171103103740 640 El agujero de ozono en la Antártida fue excepcionalmente débil este año, según las mediciones de la NASA y mediciones basadas en tierra y globo de NOAA, pero esto no es necesariamente una noticia positiva.

Porque si este año el agujero es más reducido que de costumbre se basa, fundamentalmente, a la variabilidad natural.

Ozono

Si bien las condiciones atmosféricas estratosféricas más cálidas que el promedio han reducido el agotamiento del ozono durante los últimos dos años, el área actual del agujero de ozono sigue siendo grande en comparación con la década de 1980.

Según la NASA, el agujero de ozono alcanzó su punto más alto el 11 de septiembre, cubriendo un área aproximadamente 2,5 veces más que Estados Unidos (12,2 millones de kilómetros cuadrados en extensión) y luego disminuyó durante el resto de septiembre y hasta octubre.

Hace treinta años se firmó el Protocolo de Montreal relativo a las sustancias que agotan la capa de ozono y comenzó a regular los compuestos que agotan la capa de ozono, y gracias a él se espera que la verdadera reducción de la capa de ozono, alcanzando el estatus de 1980, llegue alrededor de 2070.

También te recomendamos

El síndrome de Frankenstein y el coche autónomo: ¿por qué nos da más miedo que conduzcan solos los coches que los aviones?

¿La capa de ozono empieza a recuperarse?

Pérdida récord de Ozono en el Ártico


La noticia El agujero de ozono se reduce al tamaño de 1988 pero no es una buena noticia fue publicada originalmente en Xataka Ciencia por Sergio Parra .

Fuente:   Sergio Parra