El Benchmark evaluó cerca de 100 empresas de tres industrias críticas (Productos Agrícolas, Textiles y extractivas) en la aplicación de los Principios Rectores de Empresas y Derechos Humanos de la ONU.

Los resultados del Benchmark destacan que todavía falta mucho por hacer en materia de promoción de los DD.HH. Por ejemplo, sólo tres empresas obtuvieron una puntuación mayor al 60%. Estas fueron BHP Billiton, Marks & Spencer Group y Rio Tinto. La puntuación media fue sólo del 28,7%.
El informe seleccionó a 98 empresas de capital abierto de tres industrias críticas (Productos Agrícolas, Textiles y extractivas) en función de su tamaño (capitalización bursátil) e Ingresos, así como por su distribución geográfica.
Pocas empresas lideran la gestión y promoción de los derechos humanos
Sólo tres empresas obtuvieron una puntuación de entre 60 y 69%. Cerca de 19 empresas tuvieron una puntuación de 40% y cerca de 50 empresas alcanzaron sólo el 20% de puntuación. Esto refleja la fase relativamente temprana en que muchas empresas están a la hora de aplicar los Principios Rectores de las Naciones Unidas y otros instrumentos y estándares de la industria en DD.HH.
Casi seis años después de la aprobación de los Principios Rectores de las Naciones Unidas, este hallazgo fue definido por el informe como “incómodo”. Al ser la primera edición se espera que en los años subsiguientes los resultados del Benchmark mejoren.
El informe recomienda a las empresas de más bajo rendimiento reconocer la importancia de gestionar el asunto de los DD.HH. y seguir el ejemplo de las empresas líderes sino quieren caer en los riesgos reputacionales y la pérdida de confianza de los inversionistas y clientes.
Bajo rendimiento en gestión de reclamaciones
El informe finalmente muestra que el rendimiento cae, incluso entre las empresas líderes, cuando se trata de actuar y gestionar riesgos, el seguimiento y la eficacia de la comunicación, y en la remediación de los daños.
Se perciben dificultades para realizar procesos de diligencia debida y de reparación que indicarían una falta de compromiso con los potencialmente afectados. El informe muestra que el compromiso con las partes interesadas potencialmente afectadas – especialmente las comunidades y los trabajadores – es bastante bajo. Por ejemplo, el 56% de las empresas no sumaron puntos por sus compromisos con las partes interesadas y el 84% no tiene un marco para esos compromisos. Además, el 91% de las empresas no involucran a los usuarios en el diseño o desempeño de sus mecanismos de quejas.

 

Fuente: Via Comunicarse