La Ciclovía de Bogotá es uno de los eventos de recreación masiva más exitosos del mundo, reduciendo las emisiones de gases y fomentando la actividad física en familia para reducir el smog en la ciudad.

Imagen relacionada
Si alguna vez planeas visitar la capital colombiana Bogotá, aseguráte de que sea el día domingo ya que serás testigo de un espectáculo inolvidable: kilómetros y kilómetros de calles sin automóviles, copado por bicicletas y peatones disfrutando de una ciudad libre de smog.

El evento comienza a las 7 de la mañana y finaliza a las 14 horas los domingos y feriados. Se cierran parcial o totalmente más de 122 kilómetros de calles para dar lugar a la Ciclovía: un programa del gobierno local que fue lanzado en 1974 pero que ha tomado revuelo en los últimos años.

Cerca de 1,7 millones de personas, es decir un 25% de la población, inunda las calles en este acontecimiento ecoamigable para dar un paseo libre de smog.

Y es un evento destacado ya que tener el tiempo y espacio para ejercitarse en esta congestionada ciudad es cada vez más difícil: con una población de 8.080.734 habitantes y una densidad de 5120,87 hab/km², las tasas de enfermedades crónicas relacionadas con la inactividad física se disparan, por lo que una actividad semanal de recreación patrocinada por la ciudad, es una fantástica iniciativa acogida por los locales.

Lo mejor es que más de 400 ciudades en todo el mundo están imitando esta modalidad, como por ejemplo el proyecto “Superblocks” en Barcelona, España que pretende reducir el espacio a los autos privados para darle más calles a las familias que desean convertirlas en lugares para habitarlas.

Cada septiembre, París permite que la gente circule en bicicleta y recorra más de 645 kilómetros de calles y avenidas durante la celebración anual Journée Sans Voiture (Día Sin Coches).

Des passants sur l'avenue des Champs-Elysées le 8 mai, à l'occasion d'une journée sans voiture.
Canadá también es testigo de esta movida que intenta mitigar la sobrepoblación vehicular impulsando el evento Bikedays; entre mayo y septiembre se cierran más de 52 kilómetros para quienes quieran salir a pedalear o caminar.

Imagen relacionada
Investigadores de la salud afirman que estos programas fomentan el ejercicio que de otra manera no estarían dispuestos a hacer por las restricciones que imponen la circulación de vehículos. También atraen a personas de otros barrios y niveles socioeconómicos, reducen la contaminación del aire y ayudan a dinamizar y descongestionar las ciudades en torno a las iniciativas de transporte activo como carriles para bicicletas, el denominado carpooling y hasta el uso de transportes públicos.

Fuente: La Red 21.
Fuente Foto: Citi, Liberation, Ottawa Citizen.

Fuente:  María Inés Villola  Buenas Noticias