El director de una escuela para adultos ubicada en la capital catamarqueña construyó una novedosa prótesis con materiales reutilizables para un estudiante de electricidad de 20 años que a los 7 años sufrió un accidente doméstico que le costó la mano.


“Recorriendo el curso de electricidad vi a un alumno que con gran entusiasmo y sagacidad quería desarmar un ventilador para arreglarlo, ahí me di cuenta que le faltaba una mano y dos dedos de la otra. Pero era tal la motivación que él tenía de aprender que no quería que nadie lo ayude, y eso me generó a mí querer ayudarlo”, relató Daniel Alberto Coria, director de la escuela para adultos 40 “San Cayetano”.

Su nombre es Jonathan Ovejero, y según Daniel es un chico muy especial. “Él no quiere que le den nada, se lo quiere ganar, y sobre todo quiere seguir aprendiendo”, destacó.

A los 7 años de edad, Jonathan sufrió un accidente doméstico que “le trajo aparejado la pérdida de su mano derecha y diversos problemas de salud. Él compra gasas especiales, toma algunos medicamentos y utiliza algunas cremas que son caras y lo único que tiene es la ayuda de una pensión del gobierno”, explicó el docente.

¡Por más personas empáticas, que ponen su creatividad al servicio de los demás!

Fuente: Télam

Fuente:  María Inés Villola   Buenas Noticias