Lograr estimular a un niño que sufre de autismo es uno de los primeros pasos para su tratamiento. Éstos van desde la interacción con perros adiestrados que logran la liberación de oxitocina, la hormona del cariño, así como también ahora se comenzó a implementar el contacto con robots especializados para este tipo de terapias.

Imagen relacionada
Varias escuelas especiales en Europa y Estados Unidos comenzaron a usar a Nao, un robot humanoide creado en Francia y hasta han habido casos de niños que se despidieron del robot con un beso. Cabe aclarar que muchos pacientes que sufren de este mal ni siquiera besan a sus madres.

Los robots hasta pueden lograr que los chicos los miren directamente a los ojos, cosa muy difícil para una persona debido a su proceso simplificador de interacción en el que el niño simplemente debe prestar atención a las palabras o a algún movimiento.

“El robot les ofrece a los niños consistencia, repite y repite todas las veces que sea necesario sin cansarse, y el aspecto mecánico es muy atractivo para los niños autistas”, agregó la especialista Karen Goldberg, del Centro de Educación e Investigación en autismo de la Universidad de Birmingham.

Para Carl Clement, uno de los desarrolladores originales del software de los robots NAO: “algo muy bueno de estos robots es que nunca juzgan”.

“Si un niño se equivoca, a NAO no le importa y eso ayuda a que el niño tenga más confianza para experimentar con diferentes formas de interacción social sin sentirse desalentado”, señaló.

“Por otra parte, aprender con una tableta o computadora normal puede ser una actividad muy solitaria. Pero con los robots NAO podemos alentar a los niños autistas a trabajar en pequeños grupos y colaborar“.

“Los niños no padecen o sufren de autismo. Los niños autistas tienen otra forma de mirar al mundo”

Fuente: BBC, Todo Noticias.
Fuente Foto: Innovando en Educación.