Así, con solo mirar una resonancia magnética,la inteligencia artificial predijo con un 87% de precisión en qué estaban pensando los 7 participantes del experimento. El algoritmo que obra el ‘milagro’ trabaja con un alfabeto de 42 conceptos diferentes, entre ellos, el tamaño, la ubicación, los colores, las acciones y otros elementos que conforman pensamientos complejos. Como ejemplo, una de las frases que dilucidó la IA fue “el testigo gritó durante el juicio”, involucrando tanto un sujeto, un escenario y una acción.

 

Aunque aún no es posible que la IA desentrañe en qué estás pensando ahora mismo -al menos todavía-, sí que es capaz de descifrar el tipo de pensamiento que está teniendo el usuario basado en el escaneo cerebral.

“Uno de los grandes avances del cerebro humano fue la capacidad de combinar conceptos individuales en pensamientos complejos, esto es, no pensar solo en ‘plátanos’, sino en algo como ‘me gusta comer plátanos por la noche con mis amigos'”, comenta Marcel Just, líder del trabajo.

 

Fuente:  Muy Interesnte