Fotonoticia 20170914133620 260 El memristor (una contracción de las palabras “memoria” y “resistor”) fue un término acuñado en 1971 por el ingeniero eléctrico Leon Chua y que podría definirse, de forma general, como las formas de dispositivos de memoria de dos terminales no-volátiles, basados en los efectos de resistencia conmutativa (resistencia variable).

En otras palabras, el nuevo material desarrollado por el Departamento de Física y Nanosistemas del Instituto de Tecnología Láser y Plasma de la Universidad Nacional de Investigación Nuclear MEPhI (Instituto de Física de Ingeniería de Moscú), que pueden almacenar y procesar datos de una manera similar a las neuronas cerebrales humanas, podría servir como base para desarrollar una computadora basada en memristores.

Emulando el cerebro

La computación de membrana es un nuevo método de procesamiento de datos en el que las memorias a corto plazo (RAM) y a largo plazo (disco duro) son operadas por elementos que son similares a las neuronas en el cerebro humano. Para lograr este efecto, se han estado probando diversos materiales.

Finalmente, los científicos del MEPhI se han decantado por los campos epitaxiales que se forman en la superficie de un substrato monocristalino de titanato de estroncio (la epitaxia es un crecimiento regular y organizado de una sustancia cristalina sobre otra). Según explica Andrei Ivanov, profesor asociado del Departamento de Física y Nanosistemas del Estado Sólido de MEPhI:

La innovación en esta investigación es la aplicación de la litografía que permite desarrollar la tecnología para la miniaturización de elementos de memoria resistiva.

Fuente: Sergio Parra
Xataka Ciencia