El anuncio fue realizado por la máxima autoridad de la nación en el marco de la Asamblea General de la ONU, en Nueva York. 

bolsa1

Greenpeace estima que, año tras año, 8 millones de toneladas de basura invaden los mares y océanos del mundo. Esto equivale a 800 Torre Eiffel y alcanza para cubrir 34 veces la isla de Manhattan. La organización ambientalista también calcula que “unos 5-50 billones de fragmentos de plástico” caen en los mares, sin incluir los trozos que hay en el fondo marino o en las playas. Estos materiales pueden ser ingeridos por la fauna marina, incluyendo el plancton, los crustáceos y los peces, y causarles problemas a estas especies y a nosotros, ya que en ocasiones se pasa a lo largo de la cadena alimentaria hasta llegar a nuestros platos.

Ante esta situación, la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, anunció un proyecto de ley que tendrá como fin la prohibición del uso de bolsas plásticas en el comercio de comunas costeras oceánicas de todo el país, algo sin precedentes en el continente americano. “Esta ley permitirá a la ciudadanía aportar en la protección de los océanos. Seremos, así, el primer país de América en implementar este tipo de ley, y llamamos a que otros países asuman esta responsabilidad”, destacó la primera mandataria.

La medida buscará resolver un problema de gestión de residuos que aqueja a la nación chilena desde hace varios años. “Debemos hacernos cargo a corto plazo, porque las consecuencias ponen en riesgo la preservación de nuestras especies”, aseveró Marcelo Mena, ministro de medio ambiente.

“El proyecto se enmarca como parte de la estrategia de protección oceánica cuyo compromiso de gobierno permitirá pasar de un 4,3% de protección de zonas económicas exclusivas existentes en el año 2014, a un 46% en 2018”, remarcan desde el sitio oficial del ministerio.

Fuente: Ministerio del Medio Ambiente (MMA) de Chile.
Fuente foto: Greenpeace.