Una pareja de Boca Ratón, Florida hizo de su casa un refugio de niños en adopción que no tenían un lugar para protegerse de la catástrofe que sacudió a la región en los últimos días.

http://reddebuenasnoticias.com/wp-content/uploads/2017/09/TELEMMGLPICT000140390692_trans_NvBQzQNjv4BqqVzuuqpFlyLIwiB6NTmJwcFTTQ5gzEwDuJW3hp2u7us.jpe

Marc Bell, miembro de la junta de directores de la organización SOS Children’s Villages, y su esposa Jennifer recibieron una llamada de la organización con el motivo de que necesitaban un lugar para hospedar a todos los chicos luego de haberse quedado sin electricidad en el centro de adopción. La familia Bells inmediatamente actuó a favor de la causa pidiendo que sean trasladados a su propia casa.

“Estaban hambrientos, cansados. Habían vivido en un gimnasio durante una semana, por ende no se habían ni siquiera bañado” contó Marc, quien alojó y agasajó a los niños y acompañantes hasta que finalmente volvió la electricidad a la organización.

La pareja hizo todo por mantener a los niños contentos y ocupados durante su estadía. “Teníamos manicura para las niñas. Teníamos a Bobby, el hombre de los globos para entretenerlos. Hasta en una cena tuvimos a una cantante que tocó la guitarra y cantó con ellos” relata el héroe, que sin lugar a duda aceptó de entrada que su casa se convirtiera en un refugio el tiempo que lo requiriera.penthouse

“Durante más de 72 horas servimos más de 800 almuerzos y cenas, entretuvimos a los niños, organizamos su cuidado médico y, sobre todo, les dimos mucho amor”, escribió Bell.

“Ellos no tienen ni madre ni padre, por ende están asustados, y los hogares de adopción más allá de que estén para ellos, también están asustados”, cuenta Jennifer. “Así que teniendo a estos chicos sintiéndose bienvenidos y cómodos, como madre, te hace sentir que hiciste un buen trabajo. Es saber que, en un futuro, estos niños van a mirar hacia atrás y van a querer ayudar a alguien más”.

Y seguramente el día de mañana estos niños sigan la cadena de favores…

Fuente: InsideEdition, Telegraph.
Fuente Foto: Telegraph, SouthFloridaReporter.

Fuente: María Inés Villola
Buenas Noticias