Por: Hernán Orellana, director ejecutivo Telefónica Investigación y Desarrollo

Desde la invención del computador, por primera vez las tecnologías de la información (TI) están transformando radicalmente la forma en que se hacen los negocios. Tecnologías como la Virtualización, la Internet de las Cosas, la Analítica de Datos y otras que se avizoran en el horizonte cercano, como la Realidad Virtual o la Computación Cuántica, definitivamente están revolucionando el mundo de los negocios. Un ejemplo de lo anterior es la llamada “crisis” del retail, en la cual grandes empresas del sector, como JC Penny, Sears o K Mart, están teniendo serios problemas de rentabilidad, lo cual las ha obligado a replantearse sus negocios. El sector ha tenido que cerrar muchas tiendas físicas, lo cual tiene un impacto importante en los centros comerciales y en el sector inmobiliario en general. Ese es un ejemplo real y muy visible de la “revolución” que vive esta industria.
Otros sectores están comenzando a sentir los efectos de esta revolución aunque en forma mucho más silenciosa y sutil. Caídas de precios, aumento en los costos, nuevos actores “salidos de la nada” son algunos de los síntomas comunes.
¿Quiénes son los grandes disruptores? En general, empresas representantes de lo que se llama la “economía digital”, ya establecidas hace ya algún rato y que comienzan a emerger como gigantes, con crecimientos exponenciales en generación de valor económico. Otras, más pequeñas, con modelos de negocios de nicho, pero cuyas ofertas de valor encantan a sus clientes y los fidelizan rápidamente. En el ejemplo del retail, resulta obvio reconocer a Amazon pero detrás vienen Aliexpress y otros retailers digitales. ¿Hace cuánto tiempo aparecieron en el radar Spotify y Netflix? Bueno, hoy son líderes en negocios que hasta hace pocos años eran parte dela industria del retail. Ojo, que todos los nombrados anteriormente, Amazon, Aliexpress, Spotify y Netflix, hacen negocios en Chile, en pesos chilenos, y con una propuesta de valor envidiable para el consumidor chileno.
Se anuncia la compra de la cadena de supermercados Whole Foods por parte de Amazon por $ 13.7 mil millones de dólares, la mayor realizada por Amazon en su historia y que se cerrará en el segundo semestre de este año. Una reflexión importante de este “fenómeno digital” es que el ganador aparentemente tiene la capacidad de quedarse con todo el negocio. La información de los clientes, sus hábitos de consumo y la oportunidad de mejorar la experiencia de compra al parecer se ha transformado en la nueva diferenciación competitiva, lo cual tiene enormes efectos sobre el mercado y sus competidores.

¿Por qué pasa lo anterior? ¿Qué es lo que genera esta velocidad “endemoniada”? En primer lugar, gracias a la Virtualización, más conocida como la nube informática, ha disminuido infinitamente el costo y, por lo tanto, el acceso a la computación. El emprendedor tiene acceso hoy a la informática más avanzada en forma instantánea y a un costo razonable. Previamente, el costo era prohibitivo y el acceso tardío. Esta capacidad le permite probar y fallar rápido y barato. Junto a metodologías de trabajo ágil, se produce un círculo virtuoso de generación de valor que hace que los negocios que se forman bajo estas condiciones sean rápidos y letales. La disminución de costos informáticos habilita a otras tecnologías asociadas, como La Internet de las Cosas y la Analítica de Datos -también conocida como el Big Data- que ayudan a optimizar procesos, a disminuir sus costos de insumos y logística, a identificar fuentes de valor, comportamiento de clientes, aumentando su rentabilidad y fidelización. Los ya establecidos mejoran sus negocios en forma exponencial. Los nuevos, llegan y ganan rápidamente.
¿Qué puede hacer una empresa establecida al respecto? En primer lugar, darle sentido de urgencia a la transformación digital. Es tarde para pensar en generar internamente el conocimiento necesario: traiga gente que entienda, que tenga experiencia en lo digital e incorpórelos a todo nivel en su organización, directorio, primera línea gerencial, equipos comerciales, equipos de operaciones, de organización, etc. Ponga a todos a trabajar en procesos ágiles y gestión del cambio de la cultura organizacional. Abrase al mundo, viaje, incorpore innovación abierta. El conocimiento es fácil de adquirir e incorporar en su negocio. Abandone la soberbia y asuma que ya va tarde a la repartición de los negocios del futuro.
Hoy, el mundo se encuentra inmerso en una espiral de innovación. ¡Somos más de dos mil millones de personas conectados por Internet y pronto seremos cinco mil millones! Hemos vivido durante 150.000 años en una cultura lineal y local sin embargo hoy somos globales y exponenciales. Las oportunidades son infinitas y están disponibles para quienes quieran tomarlas.
Y usted…¿quiere ser parte de los que definen el futuro o un espectador más de lo que vendrá?

Fuente:VÍA/COMUNICADO PROhumana
RSSMix.com Mix ID 8156608