¡No existe ninguna víctima que sea exitosa!

La energía negativa es infecciosa y la energía positiva es contagiosa por eso si querés cambiar algo en tu vida lo primero que tenés que hacer es aumentar tu nivel de energía ¡y vas a ver cuántos van a querer seguirte!

Has notado que el latino suele ser criticón? nos gusta juntarnos con el vecino y hablar de lo mal que le va al otro, bueno a mí nunca me gustaron las criticas, imagínense en mi familia que somos 6 hermanas mujeres, era corriente sentarse en la mesa a criticar, pero notaba que no me gustaba porque empatizaba con la víctima.

Pero lo curioso es que tu cerebro cuando estás hablando mal de otro no sabe que estás hablando de otro, y cree que te estás criticando a vos mismo ¿no es cómico? Nos hacemos mal y no nos damos cuenta.

Otro secreto  que aprendí de chica es que lo que más te molesta de otro, es lo que en fondo te molesta de vos, pero es una defensa inconsciente y es muy gracioso ver que estas usando al otro de espejo.

Pensá en 3 personas quejosas que conozcas… ¿te diste cuenta que ellos tienen una vida muy dura? Bueno es porque se centran en lo que no les gusta, y como sabrás en lo que te centras se expande.

Yo estoy casada y tengo 3 flamantes niñas,  y nos divertimos mucho porque tomamos esto como un juego, y cada vez que culpo, juzgo, critico o me hago la víctima, viene mi hija de 6 años o mi marido y me recuerdan que me haga ¨la seña¨. ¿Qué es la seña? Me deslizo el dedo índice por la garganta.

Este simple ejercicio: ¡Funciona! Somos una familia colaborativa y si mi hija no se dio cuenta que se quejó,  le digo que se haga la seña.

Esto nos ayudo muchísimo con nuestra hija del medio, Sarita tiene 2 años, ella  solía llorar mas, por banalidades y ahora es más feliz, porque ella y todos nosotros logramos erradicar la energía negativa de nuestra casa.

Asique te propongo que le cuentes este juego a tu familia y lo practiquen por una semana por lo menos, les garantizo van a notar la diferencia.

Fuente: Dolores Perissé (Editora invitada RBN)