Mientras los niños juegan en la arena y los padres comparten unos mates bajo el sol en la playa, a centímetros de ellos hay historias milenarias que esperan ser descubiertas y contadas.

Recientemente se hallaron y recuperaron restos óseos de gran tamaño pertenecientes a gigantescos animales ya extintos que deambulaban por lo que hoy es la ciudad de Miramar (Argentina), a pocos metros del muelle de pescadores y la zona céntrica de la ciudad.

Mariano Magnussen y Daniel Boh, Técnico y Director del Museo Municipal Punta Hermengo, dependiente de la Dirección de Cultura de la Municipalidad de General Alvarado, comenzaron el año con el hallazgo de restos fósiles de Perezosos gigantes que vivieron en esta zona hace algo más de 100 mil años, en lo que fue un bañado alimentado por un arroyo ya desaparecido y a kilómetros de la actual línea costera.

Se comenzaron las tareas de excavación en el sitio, en donde se observaban pequeñas “manchas negras” que luego se convirtieron en enormes huesos de un animal conocido científicamente como Lestodon armatus, un perezoso gigante que habitó en esta zona.  “Era un gran herbívoro, que recogía su comida a orillas de los pantanos o cauces fluviales, y era el tercer animal continental de mayor tamaño, después del Megatherium (otro perezoso) y del Stegomastodon (elefante sudamericano), argumento Mariano Magnussen.

“Su cráneo tenía una región frontal muy ensanchada. Su dentición era simple, pero resaltaban hacia afuera de la boca unos colmillos muy grandes, los que se convertían en defensas contra los posibles depredadores. Sus huesos eran gruesos y robustos. Su masa corporal se estima que era de 3,5 toneladas. Tenía 1,80 de alto y 4 metros de largo” comento Daniel Boh durante la presentación a los medios.

En pocos metros se recuperaron restos fósiles de al menos cuatro individuos, incluyendo mandíbulas, fémures enormes,  falanges, vertebras, costillas, sacros, pelvis, entre otros, sumado al material que ya se encontraba en el museo. Por lo que sería posible armar un ejemplar bastante completo.  Desde hace años el museo de Miramar también se han recuperado, además de Lestodon, otros restos de animales extinguidos, tales como Toxodontes, Mastodontes, Caballos americanos, Megaterios, Scelidoterios, Macrauchenidos, roedores, peces, reptiles, aves, escarabajos, hormigueros y hasta huellas fosilizadas de varios animales, entre ellos las únicas conocidas en el mundo, de un Smilodon o Tigre Dientes de Sable”.

Sin dudas, Miramar, conocida como la ciudad de los niños y la familia, atesora unos de los yacimientos fosilíferos más ricos del mundo correspondientes a los últimos 4 millones de años. Justamente el sabio Florentino Ameghino, el primer gran científico argentino, fue quien publicó sobre la riqueza de esta zona hace más de 100 años, cuya extensa bibliografía de los hallazgos en la ciudad balnearia se encuentra en las bibliotecas universitarias de todo el mundo.

Se contó además con la colaboración de Francisco De Cianni en la preparación del material y Gisel Sanchez, en el registro fílmico y fotográfico durante las tareas de excavación.

En este momento, el público puede ver en la sala de paleontología regional restos de Lestodon recuperados en campañas anteriores, como el cráneo, un brazo completo y un voluminoso fémur, mientras los más curiosos pueden observar (puertas adentro) como se procesa y trabaja el nuevo espécimen.

Fuente:  Noticias de la Ciencia y Tecnologia