Artículo, del blog Neuropsicología y Aprendizaje, que recomendamos por su interés.

La película “Rain Man” (Barry Levinson, 1988) contribuyó en su momento a dar a conocer y visibilizar el autismo; el film ganó cuatro premios Óscar, entre ellos el de mejor actor para Dustin Hoffman.

El personaje interpretado por Hoffman fue reconocido como una persona con autismo. Sin embargo, el perfil de su personaje en el film equivale más bien al de alguien con el síndrome de Savant: un conjunto de síntomas cognitivos diferenciados, definido por Darold Treffert, a raíz del cual algunas personas con discapacidades físicas, intelectuales o motrices, poseen inesperadas habilidades mentales específicas.

El artículo, del blog Neuropsicología y Aprendizaje, se puede leer aquí.

Fuente:noticiasdelaciencia.com

RSSMix.com Mix ID 8156608