El seguimiento de la Ballena Franca austral comenzó allá por 1971, y esta temporada, con un total 788 ejemplares, se presenta como la más alta desde entonces.

Ballena-Franca-Austral-F

La contaminación de los océanos es un tópico que nos perturba a todos y con justa razón. Lamentablemente, en los últimos años se han hecho habituales las noticias que narran los decrecimientos poblacionales de distintas especies marítimas debido a esta causa —la vaquita de mar, por ejemplo, es una de las tantas victimas de este funesto proceso—. Por esto, la información recientemente compartida por Mariano Sironi, director del ICB, con respecto a la población de Ballenas Francas Australes en el mar Argentino, se siente particularmente gratificante. Con un total de 788 ejemplares actualmente recorriendo las aguas circundantes a la Península Valdés, la población de este año se alza como la más alta desde que se tiene registro.

El seguimiento de las Ballenas Francas Australes comenzó en 1971, hace ya más de 47 años, y desde entonces se han registrado alrededor de 3200 —dicho proceso se individualización, basado en el irrepetible patrón de callosidades de cada ejemplar, asegura que el conteo de individuos sea preciso—. Los datos son verosímiles y sencillos de interpretar: la población actual de Ballenas francas Australes se encuentra saludable.

Gracias a esa cualidad intrínseca que tiene la vida de querer subsistir a pesar de las adversidades, y de los esfuerzos de conservación de diversas entidades, hoy tenemos cada vez más ballenas en nuestras aguas. Ahora sólo nos queda esperar que dicho récord sea abatido el año entrante y que este buen designio sea compartido por el primo norteño de la Ballena Franca Austral, la Ballena Franca Boreal, cuyo estado de conservación aún es delicado.

Fuente: Instituto de Conservación de Ballenas y Ocean Alliance.
Fuente foto: Argentina Salvaje.