Paula Casati, oriunda de Rosario, recibió el galardón por parte de la Fundación Empresarial L’Oreal y la UNESCO, que buscan reconocer a las mujeres de la ciencia.

casati

La científica argentina Paula Casati, miembro del Centro de Estudios Fotosintéticos y Bioquímicos del CONICET en Rosario (CEFIBO), fue la ganadora de la 11va edición del Premio Nacional L’Oreal-UNESCO “Por las Mujeres de la Ciencia”. Se trata de un concurso que comenzó en 1998 con el objetivo de promover los trabajos realizados por científicas “que contribuyen a afrontar los importantes desafíos planteados a la humanidad”.

La entrega se llevó a cabo en la biblioteca del Centro Cultural de la Ciencia (Godoy Cruz 2270, Palermo) y contó con la presencia del ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, Lino Barañao; Alejandro Ceccatto, presidente del CONICET; Guillermo Anlló, de la Oficina Regional de UNESCO en Uruguay, y el director general de L’Oreal Argentina, Marcelo Zimet.

El proyecto de Casati surge ante la observación del daño que genera la radiación excesiva en las plantas, reduciendo su capacidad de crecimiento. “Lo que vimos hace algunos años era que las plantas, cuando crecían en presencia de radiación UV, quedaban más chicas; su crecimiento estaba limitado”, explica la científica. “Lo que creemos es que muchas de estas respuestas de inhibición de crecimiento son consecuencia del daño que ocurre en el ADN. Si este ADN no se repara correctamente, puede causar mutaciones. Entonces, cuando hay un daño importante en el ADN, las células lo que hacen es detener su división para que se repare y no se puedan multiplicar las mutaciones, que hacen que los seres vivos se mueran”, agrega.

Sin embargo, no se busca crear un ‘protector solar’ similar al que usan las personas, sino modificar algunas características de las plantas ─sobre todo aquellas que llenan nuestros platos, como el maíz y el sorgo─ para hacerlas más resistentes a la luz del sol. Para lograr esto, se comenzará por analizar los mecanismos moleculares de la planta Arabidopsis thaliana (planta herbácea de tamaño pequeño que comparte familia con la col, el nabo y el rábano) que la ayudan a combatir el impacto de la radiación. “La idea del proyecto es entender bien cómo opera cada mecanismo y ver si hay interacción entre ellos”, detalla Casati.

L’Oreal y la UNESCO entregaron 300 000 pesos para que la investigadora rosarina lleve adelante su proyecto. “Es importante reconocer la tarea de las mujeres como científicas”, celebró.

Fuente: Infobae.
Fuente foto: CONICET.