La industria aeronáutica no quiere quedarse atrás en cuanto a innovación eléctrica y apuesta junto con el sector académico, a la transición al motor eléctrico mediante el proyecto HighVolt.

Resultado de imagen para aviones eléctricos saint exupery
Hoy en día la sociedad está creciendo a pasos tan agigantados que quien no se sube al tren de la innovación a tiempo, puede llegar a tomar años volver a reposicionarse.

HighVolt es un proyecto colaborativo impulsado por el Instituto de Investigación Tecnológica Saint Exupéry de Toulouse, Francia, que une a varias empresas con el fin de investigar los últimos avances tecnológicos para lograr una transición del motor de combustión al motor eléctrico dentro del universo aeronáutico. Así también, varias empresas están incursionando en la creación de avionetas eléctricas de corto trayecto. Es decir que cada vez son más las sociedades que apuestan al cambio e interesadas en invertir en este proyecto, que cuenta con un presupuesto de 10,6 millones de euros.

Los beneficios serían, no simplemente la reducción de los daños causados por la contaminación del motor de combustión sino que también se reduciría la contaminación acústica que producen estos motores tan ruidosos. De reducir el impacto sonoro, se podría construir aeropuertos cerca de las ciudades, por ende, reducir costos y tiempos en los traslados de un aeropuerto a la urbe.

Pero todavía hay que esperar un tiempo. Mientras tanto, tenemos la iniciativa del Instituto de Investigación Tecnológica Saint Exupéry como una esperanza de cambio, que, con ayuda de la tecnología, harán posible la llegada de estos aviones eléctricos junto con otras empresas interesadas en el proyecto, desarrollando los primeros prototipos de avionetas. La buena noticia es que por el momento hay doce socios industriales como Airbus, Liebherr Aerospace, Safran, AKKA Technologies y más; así como también socios académicos como Laplace (Laboratorio de Plasma y Conversión de Energía) y LSEE (Laboratorio de Sistemas Electrotécnicos y Medio Ambiente). Es decir que se está haciendo gran hincapié en la investigación académica.

La finalidad es buscar un mayor rendimiento y un menor impacto ambiental, una alianza entre empresarios y ambientalistas, aplicando todos los medios y tecnologías para facilitar la transición a lo eléctrico. Hoy en día son varias las industrias que se vuelcan a las últimas tecnologías eléctricas, buscando soluciones competitivas y eficientes; amigables con el ambiente y con la sociedad.

El primer paso es conseguir los avances necesarios para aumentar tensiones y potencias eléctricas para que los aviones puedan mutar primero a tecnologías híbridas y finalmente llegar a ser modelos totalmente eléctricos. Esto se daría una vez reducido su peso, su tamaño y costes de los sistemas eléctricos, otro objetivo propuesto por el sector automovilístico. También es imprescindible demostrar que son seguros y confiables.

Para saber más sobre el proyecto, entrá acá

¡Vamos por más!

Fuente: Xataka
Fuente:  María Inés Villola