Aproximadamente 65,6 millones de personas fueron desplazadas a la fuerza de sus respectivos hogares en el año 2016, y esta cifra sigue aumentando.


Entre 2000 y 2016, más de 3500 millones de personas a nivel mundial sufrieron las consecuencias de las catástrofes naturales y crisis humanitarias, y la escala de respuesta demandada en estas situaciones impulsa cada vez más al sector humanitario a encontrar maneras efectivas y eficaces de socorrer a estas personas, satisfaciendo sus necesidades.

Para quienes se enfrentar a esta dura realidad, la tecnología móvil puede salvar muchas vidas luego de un suceso catastrófico. Sin embargo, todavía hay una serie de limitaciones que hay que superar para garantizar la conectividad y accesibilidad de los afectados. En el siguiente extracto mencionaremos 5 maneras en que la tecnología móvil puede facilitar las cosas:

1. Conectividad básica: habilitar la comunicación en tiempos críticos
A medida en que las industrias móviles siguen extendiendo su cobertura a los rincones más aislados del planeta, estamos todos mucho más conectados que décadas atrás. Es imprescindible que en caso de emergencias las redes móviles no simplemente puedan resistir las pérdidas comerciales sino que actuar como puente entre las personas afectadas. Un mensaje de texto o una llamada telefónica hace la diferencia, y cualquier alerta proveniente del servicio móvil puede proporcionar instrucciones útiles mediante estos mensajes.

2. Transferencia de dinero en crisis humanitarias
Las organizaciones humanitarias están encontrando nuevas formas de prestar asistencia, particularmente mediante transferencias digitales de dinero móvil. En contextos de crisis, los programas de transferencia de efectivo que utilizan dinero móvil pueden llegar a cambiar las vidas de los refugiados.

3. Identidad de las personas
Uno de los campos al que la comunidad humanitaria le presta cada vez más atención es a la mejora del registro y de la identificación de los beneficiarios. Es una oportunidad que no hay que desaprovechar: la autenticación de identidades digitales únicas para los refugiados y otros afectados. Por ejemplo, un refugiado sin documento de identidad puede llegar a enfrentar más obstáculos o dificultades a la hora de cruzar fronteras internacionales, su libertad puede verse restringida y se le complicará a la hora de acceder a servicios como redes móviles, prestaciones económicas, educación o asistencia sanitaria. Las tecnologías deben ofrecer servicios que preserven la identidad y privacidad del afectado, así como le faciliten los trámites en un contexto de emergencia.

4. Acceso a servicios públicos
La tecnología móvil mejora  el acceso a la energía, el agua y el saneamiento de millones de personas que habitan en áreas donde las redes tradicionales no llegan, pero cuyas redes móviles cubren. El sector energético con sistema de pago por uso en los mercados emergentes ha recibido una inversión de 360 millones de dólares en los últimos cuatro años, lo que ha creado nuevas oportunidades comerciales para el sector privado y ha mejorado la vida de 5 millones de personas que antes no tenían acceso a estos servicios.

5. Adaptación al contexto
El acceso básico a un teléfono móvil puede mejorar exponencialmente las elecciones que un refugiado hace en situaciones precarias y prolongadas. Conectando a las personas con las redes de información en tiempo real, la tecnología móvil puede ayudar a las comunidades a organizarse y a responder a las emergencias en su contexto local. Esto facilita la comunicación entre asistidos y asistentes, y mediante las transferencias de dinero móvil los beneficiarios pueden elegir con autonomía los productos y servicios que anhelan y necesitan.

Con más de 5000 millones de personas ya conectadas vía telefonía celular, existe una importante oportunidad de optimizar la tecnología y utilizarla para ayudar a transformar la prestación de servicios humanitarios, asociando al sector público con el privado. Es necesario proporcionar una ayuda que dignifique y signifique al afectado, proveyéndole de todos los puentes posibles para que transite su situación con toda la naturalidad posible.

Fuente: María Inés Villola
Buenas Noticias