Un acuerdo entre el Fondo Mundial para la Naturaleza y Kazajistán, estableció que en el país asiático introducirán gradualmente tigres Amur luego de siete décadas de que la caza furtiva y la destrucción de su hábitat acabaran con la reserva de estos animales.

Captura de pantalla 2017-09-15 a las 8.53.40 p.m.
El tigre Amur, pariente del tigre del Caspio, desapareció de la región de Ili-Balkhash a mediados del siglo XX. Por estas razones fueron destinados 10 millones de dólares, haciendo de Kazajistán el primer país que busca reintroducir especies que ya están extintas.

Igor Chestin, representante de WWF, se mostró satisfecho durante una rueda de prensa y dio que se trataba de un “acontecimiento de importancia global”, aunque advirtió que reintroducir la especie tomará años.

A su vez, el ministro de agricultura kazajo, Askar Myrzakhmetov, afirmó que los “trabajos para proteger especialmente el área natural, donde se planea restaurar la población de tigres” arrancarán a principios del 2018 y se esperan resultados en recién dentro de los 50 años.

Los tigres del Caspio vivieron en una zona que actualmente abarca 13 países: desde Turquía hasta China, hasta finales del siglo XIX y que finalmente desaparecieron a finales del siglo XX debido al desarrollo de la agricultura proveniente de la Unión Soviética, dañando el hábitat boscoso de los felinos con la deforestación y acabando también con sus principales presas: jabalíes y ciervos.

La población mundial de tigres cayó exponencialmente en el siglo pasado: de 100 000 a 4000, actualmente distribuidos en distintos países. Y en 2016, el WWF declaró a los tigres oficialmente extinguidos en Camboya, donde su último alistamiento fue en 2007.

Si bien es una gran noticia para el mundo, en Buenas Noticias sostenemos que debemos cuidar lo que tenemos, antes de perderlo.

Fuente: ABC, El Universo.
Fuente Foto:  Infobae

Fuente:  María Inés Villola