Articulando la búsqueda de un mundo mejor con la cuestión sistémica.

Entrevista a Ricardo Gerardi para los lectores de Cuentamealgobueno.

El economista argentino Ricardo Gerardi comparte con los lectores de Cuentamealgobueno su proyecto recién comenzado Búsqueda de un Mundo Mejor que tiene como fin articular la búsqueda de un mundo mejor con la cuestión sistémica.

Gerardi propone que prevalezca lacultura del cuidado, frente a una “cultura de relaciones de poder ofreciéndonos así una propuesta de vida esperanzadora en un mundo mejor donde se compartan ideas y “buenas” acciones que lleven a un mundo mejor.

Hijo de inmigrantes italianos, estudió en la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y revalidó su título en la Universidad Católica de Lovaina (Bélgica), donde obtuvo una Maestría. Entre otros temas, ha trabajado durante trece años como Profesor de Sistemas Económicos Comparados en la Facultad de Ciencias de la UBA.

Cuentamealgobueno: ¿Podrías resumirnos en pocas palabras el objetivo del proyecto “En la Búsqueda de un Mundo Mejor”?

Ricardo Gerardi: «La búsqueda de un mundo mejor tiene múltiples dimensiones: la acción, la comunicación de noticias positivas como las que ustedes realizan, el discernimiento sobre las ideas involucradas en esta búsqueda… entre las principales. En mi caso he querido hacer un modesto aporte en el campo de las ideas.

Para ello he segmentando la página web hacia dos públicos:

  • a) un público general, informado y formado, sensible a esta temática, y
  • b) un público interesado por “lo económico” o con formación económica que esté abierto a la posibilidad de intercambiar ideas, a nivel de un ensayo de divulgación como es esta página web».

Cuentamealgobueno: ¿Cómo surgió la iniciativa de búsqueda de un mundo mejor?

Ricardo Gerardi: «Hay un antecedente “remoto” que es la influencia de mis padres y de otras personas que me marcaron en la vida, y que hicieron que buscara articular mi vocación de economista con el propósito de un mundo mejor.

Al poco de entrar en la carrera de Economía percibí dos cosas:

  1. Que la economía convencional tenía neutralidad valorativa, y por lo tanto no importaba si el mundo era mejor o peor, y
  2. Que muchos compañeros de estudios buscaban lo mismo que yo.

En esta etapa de mi vida he tratado de volver a mi intuición primigenia tratando de encontrar una articulación virtuosa de estas dos cuestiones. Por esta razón cree la página web: http://busquedamundomejor.com».

Cuentamealgobueno: ¿Podrías explicar a nuestros lectores qué es el enfoque sistémico y cómo puede ayudarnos a encontrar un mundo mejor?

Ricardo Gerardi: «El origen etimológico de la palabra sistema es derivado del griego y latín: “conjunto de cosas o elementos (pueden ser principios o ideas, etc.) que relacionados entre sí, ordenadamente contribuyen a determinado objeto o fin.

En la parte de Tratando de Fundamentar, “Introducción a la temática de sistemas, mundo mejor y términos afines” de la página web, he desarrollado más este conceptos. Allí lo relacioné con los distintos usos actuales del término y lo he vinculado al concepto de complejidad. Una de las personas que más ha aportado a esto es Edgar Morin, quien ligándolo al concepto de “sistemas” afirma que “se presenta con trazos inquietantes de confusión, desorientación, desorden, ambigüedad, incertidumbre, y de ahí la necesidad para poder hacer un mejor manejo del conocimiento”.

Por lo tanto es difícil el discernimiento sobre la multicausalidad de los fenómenos, sus imbricaciones y sus consecuencias (algunas de ellas imprevisibles).

Un texto que desarrolla desde el punto de vista científico estos conceptos es el de Ilya Prigogine, “¿Tan Sólo una Ilusión?, una exploración del caos al orden” (Ed. Tusquet, Barcelona, 1993) y en su relación con las ciencias sociales (págs. 99-120)».Ricardo Gerardi: «Estamos en una etapa de la humanidad que algunos denominan “postmodernidad”, otros “postcapitalismo” y denominaciones similares.

Para mí “un mundo mejor” (es decir “post el actual” o “trascendiendo el actual”) sería donde prevalezca la “cultura del cuidado” frente a lo que es una “cultura de relaciones de poder”.

Esta cultura del cuidado está relacionada a buenas experiencias de vínculos familiares, del rol de lo femenino, del cuidado materno y también paterno, y de otras personas que nos “marcaron positivamente” en la vida. Ello debería ser trasladado de lo micro (esfera personal) a lo macro (esfera socio-económica-política) superando la dicotomía original planteada en los orígenes de la economía clásica (la bondad y la compasión de la Teoría de los Sentimientos Morales del egoísmo y el mero interés individual de la Riqueza de las Naciones, en Adam Smith).

Sabemos que este traslado es difícil a medida que aumentamos las escalas humanas, donde aparece una mayor complejidad, la ley y los estímulos materiales y no materiales para orientar la acción humana. Pero es una “base” cultural existente y sólida donde deberíamos apoyarnos en esta nueva etapa de la humanidad, si queremos tener futuro.

El riesgo de “no tener futuro” es claramente expresado por Stephen Hawking, donde en una nota del diario El País dice -entre otras cosas- que:“Creo que la supervivencia de la raza humana dependerá de su capacidad para encontrar nuevos hogares en otros lugares del universo, pues el riesgo de que un desastre destruya la Tierra es cada vez mayor”.

En definitiva apuesto a una propuesta de vida esperanzadora en un mundo mejor donde podríamos concluir que la construcción de la cultura del cuidado conlleva la “cultura del compartir” y por lo tanto de compartir ideas que vayan en esta dirección así como “buenas” acciones (como las que ustedes comunican).

Específicamente en lo económico compartir el trabajo (actual y las nuevas formas, incluidas el “ocio creativo”) y el excedente que se genera —en un marco de sustentabilidad medioambiental—, de modo que disminuya la desigualdad y desaparezca la pobreza.

Todo ello a través de nuevas formas de intercambio, de redistribución (incluida experiencias en curso como el ingreso ciudadano) y donde la reciprocidad se vuelque en experiencias de economía colaborativa, de economía azul con energías renovables, iniciativas solidarias, de empresas sociales y similares que permitan orientar el cambio científico-tecnológico hacia un mundo mejor.

Agradecemos a Ricardo Gerardi que nos haya concedido estas palabras, deseándole lo mejor en su nuevo proyecto, del que seguramente hablaremos más en Cuentamealgobueno.

Puedes conocer más sobre su proyecto en su Web: http://busquedamundomejor.com/

Fuente:   Cuentame Algo Bueno