La firma francesa Vincent Callebaut Architectures busca innovar, no simplemente en la altura de sus torres sino que con una propuesta mucho más valiosa: crear una edificación que ahorre energía y absorba carbono.

Captura de pantalla 2017-10-29 a las 8.22.45 p.m.

“Quiero dar esperanza para tener un mejor futuro”, sostiene Vincent Callebaut, mandamás del prestigioso estudio de arquitectura, que busca luchar contra el calentamiento global impulsando este tipo de edificación.

Reconocido por sus “edificios inteligentes”, una de las últimas ideas ecológicas de Callebaut está consolidándose actualmente en Taipei, capital de Taiwán.  Allí se encuentra en proceso de construcción la torre sostenible “Tao Zhu Yin Yuan”, que significa “el retiro de Tao Zhu”.

Con forma de cadena de ADN, este complejo presenta una estructura de doble hélice que se dobla 90 grados de la base al techo y que estará cubierta por 23.000 árboles y arbustos.

Si el proyecto sale como se planeó originalmente, Callebaut asegura que las plantas absorberán 130 toneladas de emisiones de dióxido de carbono por año, el equivalente a lo emitido por aproximadamente 27 autos.

Si bien Taiwán produjo en total más de 250 millones de toneladas de CO2 en el 2014 según la Agencia Internacional de Energía, Callebaut admite que el suyo es un paso pequeño, pero que es también “un gran salto contra el calentamiento global”.

z

El complejo de apartamentos de 21 pisos está diseñado para que sus residentes ahorren en consumo de energía mediante un diseño que utiliza la luz y la ventilación natural e incluye un sistema de reciclaje de agua de lluvia y paneles solares en la azotea.

“La torre presenta un concepto pionero de eco-construcción residencial sostenible que ayudará a reducir la huella de carbono de sus habitantes”, explica el arquitecto.

Callebaut ha estado detrás de varias de las construcciones ecológicas más notables de los últimos años, desde un jardín flotante diseñado para limpiar los ríos de Europa, hasta un rascacielos bajo el agua creados de basura encontrada en el océano. Entre sus objetivos está la construcción una granja urbana de 132 pisos en Nueva York y un ambicioso proyecto para transformar París de Ciudad Luz a ciudad verde e inteligente, para el año 2050.

“Tan extravagantes y futuristas como pueden verse, el corazón de todos mis diseños es un intento de abordar la amenaza real que hoy las ciudades representan para la humanidad y nuestro balance ecológico”, sostiene.

Fuente: Foro Ambiental.
Fuente Foto: ArchDaily, Designboom.

Fuente:
María Inés Villola
Buenas Noticias