Los equipos importados tienen un costo aproximado de 500 dólares y no se venden usualmente en los comercios. El INTI diseñó un programa para que las escuelas técnicas puedan fabricarlos; facilita los planos, manuales y asiste a las instituciones en la fabricación de los dispositivos. (Foto. INTI)

El INTI (Argentina) instaló un aro magnético en el auditorio del parque Tecnológico Miguelete, sede central del organismo tecnológico. El equipo amplifica el sonido de una fuente determinada (por ejemplo, de los micrófonos) y los convierte en ondas magnéticas que son recogidas por los audífonos de modo más nítido y sin interferencias del ruido ambiente.

La Comisión IPADis de la gerencia de Recursos Humanos trabajó en conjunto con el Centro de Tecnologías para la Salud y la Discapacidad del Instituto para concretar la colocación de este dispositivo que convierte al auditorio que recibe a cientos de personas, un lugar más accesible e inclusivo. En consonancia con la política que viene llevando a cabo el gobierno nacional en materia de inclusión, la nueva administración del Instituto llevó a cabo la implementación del sistema para que las personas puedan percibir los sonidos con mayor claridad.

La discapacidad auditiva afecta a una de cada siete personas, porcentaje que va creciendo a medida que aumenta la longevidad. En este contexto, los sistemas de escucha asistida reciben cada vez una mayor demanda por su potencialidad de beneficiar a un sector importante de la población.

Se estima que el 18 por ciento de la población con discapacidad padece algún grado de hipoacusia. La mayoría de las personas desconocen lo que es un aro magnético y las ventajas que presentan para mejorar la calidad de vida de las personas. Son equipos importados a un costo aproximado de 500 dólares y no se venden usualmente en los comercios.

Si bien es un dispositivo de fácil construcción, de muy bajo costo de fabricación, que se instala por única vez en un ambiente y cambia para siempre la percepción sonora de personas con hipoacusia, el aro magnético no se encuentra con facilidad en el mercado. “El mercado muchas veces no da respuesta a las necesidades de las personas con discapacidad que necesitan determinados dispositivos —relata Rafael Kohanoff, director del Centro de Tecnologías para la Salud y la Discapacidad—, por eso desde el Instituto creamos un programa para que las escuelas técnicas puedan fabricarlos, impulsados con planos, manuales y con la asistencia técnica del Instituto”. En la actualidad forman parte del Programa Productivo Tecnológico y Social del INTI más de 300 escuelas técnicas de 19 provincias.

Los aros magnéticos pueden ser beneficiosos en muchos ambientes, desde grandes lugares como teatros e instalaciones para conferencia hasta ventanillas o salas de reunión. También constituyen las únicas soluciones eficaces para entornos de transporte, en vehículos, terminales y estaciones. (Fuente: INTI-Comunicación)

Fuente:  Noticias dela Ciencia