La idea de generar un ambiente cómodo, descontracturado y ameno se ha trasladado a un edificio de Londres, donde las empresas buscan alquilar su “segunda casa”.

sh2

Second Home es el nombre de este espacio de trabajo creado por Sam Aldenton y Rohan Silva, que reúne diversas industrias, disciplinas y tipos de negocios sociales. “Entendemos que grandes cosas suceden cuando se juntan distintas ideas, y todo lo que hacemos está diseñado para ayudar a la gente a prosperar y tener éxito en la economía moderna”, declaran en el sitio oficial de la compañía.

Dentro de una antigua fábrica al este de Londres –en Shoreditch, zona emergente como sede de nuevas compañías tecnológicas– los fundadores de esta innovadora forma de trabajar plasmaron la idea de un espacio enfocado en la salud y el bienestar, incorporando principios de psicología evolutiva y biofilia, con la ayuda de los arquitectos españoles SelgasCano (José Selgas y Lucía Cano).

sh5

El resultado es simplemente impresionante: un edificio de 1860 metros cuadrados, que cuenta con 31 estudios, cada uno con un rango de personal de 4-30 empleados, donde todo es transparente, hay unas 1000 plantas, decenas de árboles frutales y un invernadero. Además, funciona en su totalidad con energías renovables, provistas por la empresa Ecotricity, que aprovecha los recursos del sol, viento y mareas. Todas las áreas han sido nombradas en honor a reconocidos urbanistas como Jane Jacobs y Richard Florida, y todas las sillas son piezas únicas de mediados de siglo, ya que “la noción de tener objetos idénticos es incorrecta; en la naturaleza, de hecho, no tenemos ni un sólo copo de nieve igual a otro”, según justifica Silva.

El costo de un estudio es más barato que muchos de los lugares de trabajo de Londres, que suelen estar unas 100 libras más caros, según indica Fast Company. Un estudio con 24 horas de acceso libre, rodeado de plantas y árboles, cuesta alrededor de 650 libras por persona al mes. Esto incluye impresión ilimitada, acceso a las salas de reunión y banda ancha. Además, Second Home ofrece clases de yoga, meditación y eventos gastronómicos y culturales. “Uno de los mejores aspectos de trabajar aquí es el de traer a nuestros clientes, ya que nunca se quieren ir. Es un lugar impresionante para traer a la gente a las reuniones y eventos”, dice Henry Stuart, fundador de Visualise, un estudio de realidad virtual en Londres.

sh3

“Nosotros generalmente no construimos con la naturaleza nuestros hogares y lugares de trabajo. Estos diseños inorgánicos han degradado nuestra salud y productividad”, relata Silva. Los estudios lo avalan: investigadores de la Escuela de Psicología de la Universidad de Cardiff, Reino Unido, han analizado el impacto de este tipo de oficinas sobre la productividad laboral de los empleados, concluyendo en que la calidad del aire, la satisfacción laboral y los niveles de concentración aumentaron. Incluso, los trabajadores aseguraban sentirse más felices en su entorno de trabajo.

Fuente: Fast Company, Second Home.

Fuente:   Belén Yarde Buller