Es impulsado por una central solar fotovoltaica de 30 kWp de potencia, que fue erigida a lo largo de la vía cubierta.

El primer tren impulsado por energía proveniente del sol ya circula en territorio australiano. Más precisamente, el vehículo ha estado recorriendo las antiguas vías ─ahora en desuso─ de Byron Bay, en Nueva Gales del Sur.

Se trata de un tren que data de 1949, que fue recuperado por la empresa del antiguo barón del carbón, Brian Flannery, quien decidiera cubrir el techo con paneles fotovoltaicos ligeros y flexibles con una potencia total de 6,5 kW.

Los módulos solares del techo sirven para poner en movimiento la carrocería, aunque la mayor parte de la carga provendrá de la central solar fotovoltaica de 30 kWp que fue edificada a lo largo del trazado de la vía cubierta, abarcando unos 3 kilómetros.

Si bien los números (energéticamente hablando) son aún bajos, se trata de un proyecto sumamente prometedor que sigue las tendencias renovables de un futuro que ya llegó.

Fuente: Noticias Ambientales.

Fuente:  Belén Yarde Buller