Son obra del artista italiano Peeta, que empezó en el mundo del graffiti para luego trasladarse a estos increíbles efectos visuales.

Manuel de Rita, mejor conocido como Peeta, es un graffitero oriundo de Italia que comenzó a experimentar en el mundo tridimensional, resultando en magníficos murales que logran alterar la percepción visual de quienes admiran sus obras. “Inicialmente, mis trabajos solo se daban cuenta de la calidad escultural de las letras individuales, es decir, las que expresaban mi propio nombre, Peeta. Progresivamente, la fusión entre las letras tradicionales y el estilo tridimensional ha dado vida a un tipo único de ritmo visual”, explica.

Peeta afirma que a través de sus trabajos busca “plantear una comprensión diferente de los espacios y, en consecuencia, de la realidad como entero”. Paredes enteras de edificios parecen estar desvaneciéndose, y las ventanas que juraríamos que están estáticas sugieren estar flotando. Incréible, ¿No?

El artista italiano ya desplegó su talento en rincones de todo el planeta, desde China hasta España. ¿Cuál será su próximo destino?

Fuente: Tree Hugger.

Fuente:   Belén Yarde Buller    Buenas Noticias