a Dos artículos, publicados en Environmental Science and Technology esta semana, descubrieron que los gusanos de la harina pueden comer espuma de poliestireno, convirtiendo una enorme fuente de desechos en compost que se puede usar con seguridad en el suelo.

Este hallazgo es bueno para el medioambiente.

Poliestireno

La espuma de poliestireno, y en particular las tazas de espuma de poliestireno, están en todas partes, y menos del 10 por ciento de las que se usan en los Estados Unidos se reciclan. En el primer estudio, los investigadores descubrieron que los gusanos alimentados solo con espuma de poliestireno eran tan saludables como los gusanos alimentados con la comida más tradicional (salvado, en este caso). Cada gusano podría comer una porción del tamaño de una píldora todos los días.

En el segundo estudio se centraron en los microbios intestinales de los gusanos de la harina, que son capaces de descomponer el plástico de forma segura. Los investigadores pudieron convertir esta bacteria en una película que aplicaron al poliestireno, una forma del mismo plástico utilizado para fabricar espuma de poliestireno. Las bacterias también pudieron comer a través del poliestireno, pero a un ritmo mucho más lento que los gusanos de la harina.

A partir de ahora, los investigadores planean continuar investigando si los gusanos de la harina pueden descomponer de manera segura otros plásticos, como los que componen las piezas de los automóviles. También planean buscar el equivalente marino de los gusanos de la harina, con la esperanza de que alguna criatura marina pueda ayudar a reducir la cantidad masiva de desechos de plástico en los océanos.

Fuente: Sergio Parra
Xataka Ciencia