El tema de los límites en los niños forma una parte importante de la crianza de un hijo. Pero, ¿de qué hablamos cuando pensamos en ellos?

Captura de pantalla 2018-01-22 a las 10.34.37 a.m.

Es habitual que muchas personas busquen consejos para padres a la hora de poner límites a los hijos. Son frecuentes las quejas en relación a lo difícil que se hace lidiar con los niños a la hora de poner límites. Es así que, conforme los chicos crecen y ganan mayor autonomía, la tarea empieza a representar un gran desafío. En un primer momento, habrá que acotar el deseo explorador que se manifiesta en un pequeño cuando logra tener más dominio de su cuerpo. De ahí en adelante, con la complejización de sus deseos y de su subjetividad, será también más compleja la tarea.

Los límites en los niños son algo más que reprimir impulsos, retar o castigar; son el marco que permite o hace posible el desarrollo emocional de un niño. Los límites acotan y organizan, no son caprichosos, o al menos no deberían serlo, y buscan cuidar y ayudar al chico en su crecimiento.

Los límites serán dados principalmente por aquel adulto en función de Padre o Madre, que a su vez está atravesado por los límites dados por su familia, la sociedad y su cultura. Ello implica el establecimiento de un orden vertical en el vínculo, y es este orden muy importante y necesario. Aclaramos que no nos referimos a un orden que violente o sólo reprima, sino que hacemos referencia a un orden que contenga al niño, que lo ubique en el lugar de hijo, de aquel en proceso de desarrollo y con mayor necesidad del auxilio del otro. Los niños para crecer necesitan de padres y no de padres en posición de amigos.

En los últimos años se ha tendido a confundir el ser respetuoso del niño, con pretender que éste acuerde o avale los límites establecidos por los padres. Es ideal que el niño conforme vaya creciendo y ganando comprensión, pueda ir interiorizando las razones de las reglas o normas que organizan una familia y una sociedad, pero pretender que lo haga desde el día uno es exigir demasiado a un pequeño.

Entendemos que la tarea de poner límites a los niños requiere de un clima de respeto, empatía y del esfuerzo por la comprensión del sentir del niño. Sin embargo, también sabemos que existirán muchas situaciones en la que los padres se sientan desbordados ante la prueba de límites que ejercen los niños. Creemos que en estas circunstancias es importante que los padres puedan ser reflexivos acerca de ello y procurar ir encontrando las mejores formas de manejarse.


Lic. Julia Patiño Núñez

www.nacerpadres.com.ar
info@nacerpadres.com.ar
FB Nacer Padres

Fuente:Nacer Padres
Buenas Noticias