Está en el Pacífico, entre Hawái y California, y tiene una superficie equivalente a cinco veces la provincia de Buenos Aires. Usarán flotadores de 600 metros con los que esperan capturar la mitad de los desperdicios a lo largo de cinco años.

Con un sistema de flotadores de 600 metros de largo que servirá para capturar basura, mañana empieza una campaña para limpiar una especie de isla conformada principalmente por desperdicios plásticos.

Ese “parche de basura”, como se lo llama, es el más grande del mundo y está ubicado en el océano Pacífico, entre California y Hawái.

El comienzo de la cruzada podrá seguirse en vivo desde el sitio de The Ocean Cleanup, la fundación que desarrolló la tecnología y que pretende levantar en cinco años la mitad de las 80 mil toneladas de basura acumulada por las corrientes marinas en un mismo sitio hasta conformar una isla que tiene una superficie equivalente a cinco veces la provincia de Buenos Aires.

La iniciativa está liderada por el joven holandés Boyan Slat, que creó la fundación cuando todavía no había cumplido 20 años y se sumergió en una obsesión: ayudar a limpiar los océanos.

A partir de millonarias donaciones y el trabajo de ingenieros, Slat desarrolló una línea costera hecha con flotadores que se asientan sobre la superficie del agua y permiten desplegar una falda de 3 metros de profundidad, lo que retiene el plástico pero no bloquea el paso de peces y otras especies marinas.

Una primera línea costera artificial será liberada mañana en el océano. Cuando retenga suficiente basura, un barco retirará lo acumulado y dejará la línea en el océano. Y así sucesivamente. La cadena de noticias positivas BrigthVibes lo explica de manera sencilla en este video:

Fuente: Redacción