Que vivamos la gracia de la Navidad todos los días, solo que sin todas las decoraciones

Los católicos tienen diferentes estrategias para guardar las decoraciones navideñas, pero siempre es un día agridulce.

Algunos eligen el octavo día de Navidad, el 1 de enero. Otros eligen el 12 ° día de Navidad, la víspera de la Epifanía, o el 6 de enero, la fiesta de la Epifanía.

Otros esperan todo el camino hasta la última fiesta de la infancia de Cristo: la presentación, el 2 de febrero.

A medida que nuestra casa vuelve a la normalidad, nosotros el último día de la temporada litúrgica de Navidad, la fiesta del Bautismo de Cristo (13 de enero de este año), rezamos esta oración. La imprimí y la colgué en la puerta del ático como recordatorio durante todo el año.

Oración para guardar las decoraciones navideñas:

Señor Jesús, hoy hemos guardado todas nuestras adornos navideños. Estamos entrando en el Tiempo Ordinario, y nuestra casa se ve “ordinaria” de nuevo, también.

Pero Señor, tú sabes y nosotros sabemos que nuestra casa tiene un secreto. En el fondo, todas nuestras decoraciones navideñas todavía están aquí. La bendición de la Navidad está siempre con nosotros, mantenida en los lugares profundos y tranquilos de la casa.

Y Señor, nuestras vidas también se volverán ordinarias, pero Tú sabes que cada uno de nosotros tiene la gracia del bautismo. La gracia que nos dio está siempre con nosotros, en los lugares profundos y tranquilos de nuestra alma.

Que vivamos la gracia de la Navidad todos los días, solo sin todos los adornos: que siempre demos generosamente, recibamos regalos con agradecimiento, recibamos a otros y estudiemos tu vida.

Haz de nuestra casa un hogar con la Navidad en su centro, y de nuestras almas un hogar donde Jesús siempre mora.

Amén.

Fuente: Tom Hoopes  Aleteia.org | Español