lunes, marzo 4, 2024

Red de Buenas Noticias

Cada día sucede algo bueno...

InicioEcologíaTerapia hortícola, sanar con la huerta

Terapia hortícola, sanar con la huerta

terapia hortícola, jardinería, huerta, depresión, bienestar, plantas

La terapia hortícola, también conocida como terapia con plantas, nos brinda una amplia gama de beneficios para nuestra salud.

Es bien sabido y científicamente demostrado que ciertas plantas contienen principios activos y sustancias beneficiosas para nuestra salud física, a ello se suma la terapia hortícola que resultas fascinante y apasionante de investigar.

Cuidar las plantas no solo es una actividad relajante, sino que también tiene beneficios para nuestra salud y bienestar. Además, puede convertirse en un pasatiempo divertido tanto para adultos como para niños. Transformar tu hogar en una pequeña jungla urbana es una manera de darle vida y personalidad a tus espacios.

Aprender sobre cómo cuidar y cultivar tus propias plantas puede traerte una gran satisfacción personal y embellecer tu entorno. Además, es una manera maravillosa de conectar con la naturaleza y experimentar el proceso asombroso de ver crecer vida en tus propias manos. Ya sea que tengas un jardín amplio o solo un pequeño espacio en tu balcón, hay muchas opciones para comenzar a cultivar plantas y convertirte en un jardinero confiado.

¿Cuidar las plantas se considera una terapia?

La horticultura es una disciplina que se encarga del cuidado de los suelos y las plantas, con el fin de obtener frutos y resultados satisfactorios. El uso del entorno natural y la agricultura para nuestra supervivencia ha sido siempre un elemento vital para nuestro bienestar. Sin embargo, el estilo de vida moderno nos ha llevado a alejarnos cada vez más de nuestro entorno natural.

En la actualidad, se ha vuelto cada vez más evidente la necesidad de conectarnos con la naturaleza, especialmente para aquellos que viven en entornos urbanos. En diferentes áreas de estudio e investigación se están llevando a cabo investigaciones para comprender y abordar lo que se ha denominado como Trastorno de Déficit de Naturaleza.

El cultivo de plantas no solo es una actividad importante para obtener alimentos y principios activos curativos, sino que también tiene un valor educativo y socializador. Al cultivar y cuidar plantas, nos acercamos a la naturaleza, estableciendo un vínculo innato con ella.

Además de los beneficios prácticos, esta actividad nos permite aprender sobre el mundo natural y promover la interacción social en torno a la jardinería. Desde hace más de medio siglo, países como el Reino Unido, Irlanda, Alemania, Canadá y Estados Unidos han reconocido los beneficios potenciales de la terapia con plantas.

La huerta, un especio beneficioso para la salud física y mental

Si tienes espacio en tu hogar, cultivar tu propio huerto puede resultar muy beneficioso para tu salud física y mental. Además, un estudio reciente ha demostrado que esta actividad puede tener impactos fisiológicos positivos.

Una de las cosas más fascinantes es que la terapia de jardinería está al alcance de todos, y puede tener un impacto positivo en la calidad de vida de personas de todas las edades. Cultivar plantas no solo es una actividad placentera, sino que también tiene beneficios terapéuticos para nuestra salud mental y física.

¿Cuáles son los beneficios de la terapia hortícola?

Cuidar de las plantas tiene varios aspectos positivos:

  • Cultivar plantas es una actividad beneficiosa para aprender a relajarse y alejarse de pensamientos negativos. Además, cuidar y verlas crecer se puede considerar también como una forma de meditación.
  • La jardinería puede convertirse en una actividad ideal para disfrutar en familia. Los niños suelen entusiasmarse al participar en todas las etapas del crecimiento de las plantas, lo que los hace sentir emocionados y comprometidos. Esta actividad no solo crea un ambiente familiar agradable, sino que también fomenta el amor por la naturaleza y el cuidado del medio ambiente.
  • Una actividad beneficiosa para los niños es observar y acompañar el crecimiento de las plantas y sus frutos. Esto les permite mejorar sus hábitos alimenticios al acostumbrarse a consumir vegetales y frutas.
  • La luz solar tiene efectos positivos en nuestro bienestar mental cuando realizamos actividades al aire libre. Esto se debe a que aumenta nuestros niveles de endorfinas, conocidas como las hormonas de la felicidad. Debido a esto, la Terapia Hortícola se ha incorporado en numerosos programas de tratamiento para personas que sufren de depresión. Esta terapia utiliza la jardinería y las plantas como medio terapéutico para mejorar el estado de ánimo y promover el bienestar emocional.
  • Disfrutar de frutas y verduras cultivadas en tu jardín urbano es sumamente gratificante. No solo te brinda una gran satisfacción personal, sino que también contribuye a una alimentación saludable debido a que no se utilizan pesticidas ni contaminantes en su producción.
  • Cuidar de las plantas puede ser considerado una terapia antiestrés asequible y de bajo costo, que no requiere muchos recursos y no necesita tener conocimientos especializados en jardinería.

¿Cómo cultivar plantas para relajarse?

Si es la primera vez que te dedicas a la jardinería estas sugerencias te pueden ser utiles:

  • En la floristería, puedes adquirir una planta con la ayuda de un experto que te asesorará sobre la especie más adecuada para tu hogar, considerando las condiciones de luz y espacio disponibles. Además, te proporcionará valiosa información sobre el cuidado de la planta.
  • Si estás interesado en participar en el crecimiento de plantas aromáticas o flores desde el principio, puedes comprar semillas y sembrarlas tú mismo. Los sobres de semillas están disponibles para la venta en supermercados, y vienen con instrucciones completas sobre cuándo sembrarlas y los cuidados básicos necesarios.
  • En el apasionante mundo de la jardinería, existen algunas plantas como el potus o la cayena que son muy fáciles de cuidar. Estas especies requieren poco esfuerzo para mantenerlas en buen estado. Por otro lado, hay otras plantas como el tomillo o los cactus que se reproducen fácilmente por injerto. Esta técnica permite multiplicar estas variedades y expandir tu jardín sin necesidad de gastar dinero en nuevas plantas. Si tienes amigos con la misma pasión por la jardinería, ¡puedes intercambiar esquejes y promover un intercambio de variedades que hará crecer tu jardín de manera económica y divertida!
  • Si tienes un jardín, ya sea grande o pequeño, es importante brindarle los cuidados necesarios para mantenerlo en buen estado. Afortunadamente, en Internet encontrarás una gran cantidad de recursos útiles para aprender cómo hacerlo. Hay miles de vídeos tutoriales y blogs dedicados específicamente al tema de la jardinería. Estos recursos te proporcionarán consejos prácticos y técnicas eficientes para asegurarte de que tu jardín florezca y se mantenga saludable. Seguro encontrarás la respuesta  a cada una de tus dudas. Si lo prefieres, tanto en las bibliotecas como en las librerías tendrás a disposición una gran variedad de libros y revistas con consejos e imágenes que te ayudarán a elegir el tipo de cultivo (plantas ornamentales, aromáticas, hortalizas o flores) teniendo en cuenta el espacio a disposición y su exposición a los rayos del sol durante el día.

Terapia hortícola en las ciudades

En las ciudades, es cada vez más común encontrar una oferta variada de cursos de jardinería que permiten a los habitantes aprender el arte de cultivar plantas y flores. Además, los huertos colectivos se han vuelto populares, proporcionando áreas verdes donde las personas pueden unirse para cultivar sus propias frutas y verduras. Estos espacios verdes dedicados al cultivo no solo fomentan la sostenibilidad y la conexión con la naturaleza, sino que también brindan una oportunidad para socializar y crear vínculos comunitarios.

Si eres alguien motivado y te gustaría tener un huerto urbano en tu balcón o terraza, existen mesas especiales diseñadas para esto. Estas mesas son perfectas porque ocupan muy poco espacio y te permiten disfrutar de todos los beneficios de cultivar tus propios alimentos en casa.

Cuidar de las plantas en el jardín, balcón o casa no solo puede ser relajante, sino que también puede contribuir a nuestra felicidad. Está comprobado que estar en contacto con la naturaleza y cuidar de las plantas nos brinda una sensación de paz y bienestar. Además, ver cómo nuestras plantas crecen y florecen gracias a nuestro cuidado nos llena de satisfacción y alegría.

Fuente: Redaccion EcoPortal
EcoPortal.net

TE PUEDE INTERESAR

TOP 10

COMENTARIOS RECIENTES