Animada Queenstown.

Animada Queenstown. Foto: iStock

Siempre hemos sabido que los kiwis nos amaban, en el fondo. Pero rara vez un rincón de Nueva Zelanda se sentirá tan aliviado de recibir a los australianos como Queenstown, donde, a los 90 minutos del anuncio completo de la burbuja trans-tasmana, los teléfonos del Rees Hotel crepitaban con las secuelas australianas.

Desde el 6 de abril, el lujoso hotel estilo centro turístico junto al lago Wakatipu, bordeado de montañas, ha recibido más de 100 noches de reservas de Australia, tradicionalmente el mercado hotelero más grande, y no muestra signos de desaceleración.

Ese interés también se refleja en el tráfico en el sitio de reserva de vuelos skyscanner.com.au, que informa que las visitas aumentaron casi un 70% en el momento del anuncio. Y la felicidad de la burbuja no se detiene ahí.

Mark Rose, director ejecutivo de The Rees Hotel en Queenstown:

Mark Rose, director gerente de The Rees Hotel en Queenstown: «La apertura de una burbuja de viajes con Australia es una noticia fantástica». Foto: Jackie Guy

Un portavoz del Departamento de Asuntos Exteriores y Comercio (DFAT) confirma que más australianos han solicitado pasaportes tras el anuncio de acuerdos de viaje sin cuarentena con Nueva Zelanda.

Dado que los pasaportes prácticamente inutilizables para la mayoría de las personas en el último año, DFAT les recuerda a los australianos que tienen la intención de viajar a Nueva Zelanda para verificar si los suyos aún están actualizados antes de reservar.

Para Mark Rose, director ejecutivo de The Rees, el regreso de los australianos a Queenstown, uno de los países más afectados por los turistas internacionales de Nueva Zelanda durante la pandemia, es un gran alivio.

«La apertura de una burbuja de viajes con Australia es una noticia fantástica para ambos países y en particular para Queenstown, donde hemos recibido a los australianos con vuelos directos desde 2005», dice.

«Ha sido un año difícil para muchas ciudades turísticas de Nueva Zelanda, incluida Queenstown, donde siempre hemos dependido de los turistas internacionales, especialmente de los australianos».

A pesar del comienzo prometedor, Rose dice que el verdadero efecto de la burbuja, si se inflara sin incidentes, se sentiría en Queenstown a mediados de junio. Ahí es cuando comienzan las vacaciones escolares de invierno con las pistas de esquí más altas y largas de la Isla Sur, que son una atracción irresistible para los esquiadores australianos.

En el centro de Auckland, Andy Davies, propietario de The Convent, un hotel boutique de 22 habitaciones, no ha recibido a ningún turista extranjero desde que se inauguró el convento convertido en noviembre pasado. Pero lo hará a partir del lunes, cuando se registren los primeros australianos. (El primer vuelo burbuja programado a Nueva Zelanda es Jetstar JQ201, que sale a las 6.15 a.m. de Sydney).

«El turismo es enorme para nosotros como país», dice. «Desde que se anunció la burbuja, hemos estado sentados al 100% de ocupación. Definitivamente es genial para Auckland, pero lo primero que pensé cuando llegó la noticia de la burbuja fue ‘bien, tenemos que ir a Sydney».

Un portavoz de Skyscanner dice que, dado que los datos del sitio indican un promedio de 1,6 pasajeros por reserva, espera que amigos y familiares estén ansiosos por las reuniones tan esperadas con la mayoría de las reservas en las cuatro ubicaciones. Entrada: Auckland, Wellington, Christchurch y Queenstown: en esta etapa, para individuos y grupos de dos socios o amigos.

Para celebrar la llegada del primer vuelo burbuja sin cuarentena desde Australia a la Isla Sur – Qantas QF121 desde Sydney a las 2.30 pm – Destination Queenstown, la organización de turismo local, planea ofrecer una bienvenida Kiwi especial a los pasajeros con la oportunidad de ganar premios. .

Inicialmente, el aeropuerto de Queenstown espera alrededor de 20 llegadas de vuelos internacionales por semana desde Australia con servicios programados directos operados por Air New Zealand y Qantas entre Queenstown y Sydney, Melbourne y Brisbane.

En la Isla Norte de Wellington, Anna Calver, gerente general de la junta de turismo de WellingtonNZ de la ciudad, dice que el principal enlace aéreo de la capital nacional es con Australia y que los australianos eran, con mucho, el mayor mercado internacional de visitantes antes de la pandemia.

«Esperamos que la primera ola de viajeros sean kiwis y australianos que visiten a amigos y familiares», dice, «pero también estamos viendo una buena cantidad de viajes de negocios y muchos hoteles locales informan muchas reservas entre semana desde Australia».

«Aunque Australia es el mercado de visitantes más grande de Wellington, con alrededor de 250.000 australianos que visitan la región cada año antes de COVID, sabemos que muchos australianos nunca han visitado lo que se ha llamado la pequeña capital más genial del mundo».

Fuente: Claudia Sánchez
RSSMix.com Mix ID 8156608