Estimados lectores

Reflexiones sobre los malos hábitos, en los momentos en el que nos alimentamos.

El haber elegido el camino equivocado, durante mucho tiempo no significa que sea el motivo para continuar en ese rumbo. Nunca es tarde para cambiar.

En primer lugar mi primera sugerencia, basada en mis experiencias con  excelentes resultados, es poder inspirarlos a que cambien el término comer por el de alimentarse conscientemente.

Mi segunda sugerencia es poner en práctica, el antiguo pero muy sabio dicho sobre que hay que desayunar cómo un Rey, almorzar cómo un Príncipe y cenar cómo un Mendigo.

Con todo pesar, durante el transcurso de mi vida, vengo observando, que la mayoría de las personas hace todo lo contrario y con el correr del tiempo las mismas terminan pagando un precio muy alto.

Cómo tercera sugerencia, les propongo que a la hora de alimentarse apaguen su celular, la televisión, la radio, no lean el periódico, revista, no se distraigan y en el momento que ingieran los alimentos intenten conversar lo menos posible.

Está comprobado científicamente que a la hora de alimentarnos si escuchamos una música agradable y sólo nos concentramos en nuestra alimentación, el organismo asimila un 30% más los nutrientes de los alimentos marcando una gran diferencia de cuando estamos distraídos comiendo, en lugar de alimentarnos.

Cómo cuarta sugerencia, les comento que particularmente, antes de ir a una fiesta ya sea un  casamiento, cumpleaños, bautismo, almuerzo o cena de negocios, etc., me alimento en mi hogar antes de salir.

Por el hecho de asistir a  tales eventos siempre se come más de la cuenta y luego, durante algunos días posteriores se sufren las consecuencias y malestares, ya bien conocidos por la mayoría de  aquellos que ya lo experimentaron en carne propia.

Cómo quinta sugerencia, les propongo que antes de asistir a los diferentes eventos, con antelación se mentalicen de que irán  para divertirse, bailar, cantar, hacer sociales, etc., y porque no, ingerir y beber, un poco de algo rico.

Así como nos alimentamos y bebemos a través de nuestra boca de la misma manera nos nutrimos a través de la piel que es el órgano más grande de nuestro organismo.

Motivo por el cual, a mi entender, no debemos ponernos ningún tipo de cosméticos que no podamos ingerir.

Se sobreentiende que por el bien de nuestra salud, se recomienda sólo utilizar productos  100%, naturales.

Hagan sus propias investigaciones y se sorprenderán con los resultados.

Como de costumbre, estoy a disposición, para preguntas, dudas, etc.

Un cálido abrazo para todos

Norberto Bruno Worobeizyk

Se pueden comunicar conmigo a: woro92001@yahoo.com.ar

Fuente: Norberto Bruno Worobeizyk   –   Corresponsal de RBN