Más allá de una buena alimentación, estas son cuatro actividades deportivas que nos ayudarán a bajar de peso.


Correr es el mejor deporte para quemar grasas

 

Generalmente cuando decidimos bajar unos kilitos nos preguntamos, qué actividad física deberíamos iniciar para acompañar nuestra dieta. Por eso, a continuación, hablaremos de cuatro actividades que nos ayudaran a quemar grasas más rápido.

Salir a correr: Es el deporte número uno a la hora de quemar grasas, y lo mejor de todo es que lo podemos practicar en cualquier lugar.

El ritmo se determina de acuerdo a las posibilidades de cada persona y permite quemar hasta 800 calorías por hora manteniendo un ritmo estándar. Además mejora el rendimiento, y es ideal para prevenir la celulitis.

Para lograr buenos resultados, se recomienda correr durante 45 minutos, 3 veces por semana manteniendo una velocidad media, combinando con trote y algunos minutos de mayor intensidad.
Pero hay que remarcar que, sólo una práctica regular nos va a permitir lograr nuestros objetivos.

Natación: es otro deporte muy eficaz para adelgazar. Permite quemar entre 400 y 600 calorías por hora según el tipo de nado que se practique.

Las sesiones deben durar como mínimo 40 minutos nadando a un ritmo moderado, para que veamos los resultados.

La natación tiene como principal ventaja, trabajar todos los músculos del cuerpo, lo que al mismo contribuye a tener un cuerpo armonioso.

Step: es un tipo de ejercicio aeróbico que ayuda mucho con la pérdida de peso, y lo mejor de todo es que lo podemos practicar en casa.

Se trata de un deporte cardiovascular, que permite quemar hasta 500 calorías por hora, de acuerdo a la intensidad con la que lo practiquemos.

Los miembros inferiores son los que realizan el mayor esfuerzo al practicar step, pero también intervienen el resto de los músculos del cuerpo.

Andar en bicicleta: además de ser un medio de transporte ecológico, la bici nos permite bajar de peso con un nivel bajo de cansancio y de esfuerzo.

Pedalear unos 20 minutos, tres veces por semana implica una quema de calorías asegurada al mismo tiempo que fortaleces piernas y glúteos. También es ideal para la circulación sanguínea, por ende un beneficio para el corazón.

Los músculos de los antebrazos, pectorales y dorsales, se fortalecen y tonifican.

Fuente: jvignoni
Salud 360