jueves, junio 20, 2024

Red de Buenas Noticias

Cada día sucede algo bueno...

InicioTecnologíaUsando tecnología magnética se descubre una ciudad submarina perdida

Usando tecnología magnética se descubre una ciudad submarina perdida

Más allá de ser simplemente

un enlace geográfico,

Doggerland

era un ecosistema floreciente…
 

El enigma de las civilizaciones antiguas y sus vestigios es una fascinación constante que intriga y maravilla a muchos.

A medida que el tiempo avanza, estas civilizaciones, que una vez dominaron vastas regiones de nuestro planeta, se desvanecen gradualmente en el velo de la historia, haciéndolas aún más misteriosas y codiciadas.

Sin embargo, el implacable paso del tiempo, junto con la constante erosión de la naturaleza, a menudo ha barrido muchos de sus vestigios, dejando a los arqueólogos con la ardua tarea de desenterrar y descifrar lo que queda de estas gloriosas eras pasadas.

Y, cuando hablamos de descubrimientos sorprendentes, pocas cosas se comparan con el hallazgo de una civilización sumergida en las profundidades del océano.

En el vasto y misterioso mundo subacuático, el descubrimiento de ruinas antiguas es un testimonio de la majestuosidad de estas culturas y de la poderosa influencia de las fuerzas naturales que las han sumergido.


La ciudad perdida de la Atlántida

Mientras que la ciudad de la Atlántida, tan elocuentemente descrita por Platón, todavía se considera una leyenda, su mención ha sembrado la esperanza y curiosidad de muchos, haciendo que nos preguntemos si alguna vez existió realmente una civilización avanzada que ahora está oculta bajo el agua.

Aunque la existencia de la Atlántida sigue siendo objeto de debate, lo cierto es que las profundidades marinas han revelado numerosas ciudades y estructuras antiguas, demostrando que las civilizaciones pasadas no son simples fantasías.

Un ejemplo concreto es el descubrimiento de estatuas romanas y estructuras que una vez se encontraban en tierra firme, pero que, debido a variaciones en el nivel del mar y otros fenómenos naturales, terminaron siendo tragadas por el océano.

Aunque estos hallazgos no rivalizan con la magnitud de la Atlántida, ciertamente nos ofrecen una perspectiva reveladora sobre las dinámicas del mundo antiguo.
 

El mundo de Doggerland descubierto por la ciencia
 

«Doggerland»


Entre estos descubrimientos asombrosos se encuentra Doggerland, un territorio que ha redefinido nuestra comprensión de la historia de Europa.

De acuerdo con National Geographic, lo que ahora conocemos como las Islas Británicas no siempre estuvo separado del continente europeo.

Durante miles de años, estuvo conectado a través de una extensión de tierra llamada Doggerland, que servía como un puente terrestre.


Más allá de ser simplemente un enlace geográfico, Doggerland era un ecosistema floreciente.

Con sus colinas verdes, densos bosques y una serie de humedales, la región proporcionó un hábitat ideal para sociedades de cazadores-recolectores.

Estas tierras fértiles no solo dieron sustento a las primeras formas de humanos, sino también a antiguos ancestros como los neandertales y el Homo antecessor.

Aunque el nombre «Doggerland» podría evocar imágenes de un territorio lleno de caninos, la realidad es menos poética pero igualmente interesante.

MMM
Mapa de «Doggerland»

descubierto con tecnología magnética

El nombre se deriva del Dogger Bank, una parte del lecho marino que una vez formó parte de esta región. Esta área, a su vez, recibió su nombre de los barcos pesqueros del siglo XVII conocidos como «dogger».

Con cada descubrimiento de vestigios antiguos, ya sea en tierra o sumergidos en el océano, nuestra perspectiva del pasado cambia y evoluciona.

Las civilizaciones, a pesar de sus gloriosos apogeos, no son inmunes a las fuerzas del tiempo y la naturaleza.

Y, mientras continúa la búsqueda de más respuestas, cada hallazgo arroja luz sobre el incesante ciclo de vida, evolución y eventual desaparición que caracteriza la historia de nuestro mundo.
 

Fuente: Biblioteca de las Pleyades

TE PUEDE INTERESAR

TOP 10

COMENTARIOS RECIENTES