Estamos al final de una época en la era de la tierra vieja y de todo que ha sido creado, escrito, grabado y programado en esa era de la humanidad según Judith Kusel, todo se está desintegrando.

De hecho ya se ha ido y todo existe ahora en forma holográfica ya estamos en medio de la nueva época y por lo tanto de nuevo comienzos totales que esperamos que sean maravillosos.

Muy a menudo, cuando estamos experimentando un final lame tamos la perdida de algo que no podemos definir ni poner en palabras, si, tiene una sensación de pérdida, de tristeza  ese matiz de nostalgia.  A veces, sin embargo, es pasado, se ha ido para siempre, no importa cuanto lo intentemos, no podemos recuperar la época antigua, la tierra vieja y la humanidad vieja.

Sin embargo ahora estamos en medio de una creación totalmente nueva  y a menudo podemos sentirnos un poco abrumados porque ahora entramos en un territorio nuevo y aún desconocido. Todos estamos en proceso de ser renovado, reinventado y de hecho podría reinar la confusión y con ella, momentos en los que perdemos la fe, cuando realmente nos ponemos de pie, con las rodillas temblorosas y cuando necesitamos cerrar los ojos y dar esos saltos de fe, incluso cuando no tenemos ni idea de lo que se desarrollara realmente sin embargo, en lo desconocido, en lo aparentemente inexplorado hay caminos y de hecho pasos y puntos de apoyo que emergen a medida que entramos portales que se abrirán a los que nunca antes pudimos acceder y con ellos nuevas creaciones y nuevos comienzos.

Depende de nosotros movernos profundamente hacia los niveles más altos con un sentido de curiosidad explorando más allá de lo que hemos conocido y permitir que entre el sentido de la aventura y con el vendrá la inspiración es un camino lleno de flechas indicaciones y pasamanos para que no tropecemos si, seremos desafiados si por mucho que existe ese pensamiento también habrá momentos en los que descubriremos que algo sucede, de hecho estamos retrocediendo de alguna manera y luego necesitamos recuperar nuestros puntos de apoyo y en esta  recuperación de repente encontramos un camino más alto y mejor y somos levantados por manos invisibles cada vez más y más elevados el camino está lleno de ayudantes para evitar que nos accidentemos . Nada es obligatorio. Libre albedrio.

Simplemente nos dan consejos para caminar correctamente y un día nos detendremos un momento para recobrar el aliento y luego miramos hacia atrás y vemos lo lejos que hemos llegado.

Nos quedamos asombrados y maravillados ya que no nos reconocemos porque ahora somos luminosos y llenos de nueva luz y amor y de hecho hay sabiduría y eterno gozo, inefable porque ahora que miramos hacia atrás que no queremos estar allí nunca más cuando nos acordamos lo mal que lo hemos pasado levantando la cabeza y ahora vemos la nueva creación sin fin ante nosotros, nos tomamos de las manos de almas de ideas afines.

Verdaderos compañeros del alma y ahora caminamos hombro con hombro con alegría y como uno lleno del divino interior.

Fuente: Liu Suria

Puedes enviarnos tu opinión a: hola@reddebuenasnoticias.com