En el pasado, cuando los animales domésticos presentaban algún problema de motricidad, muchos veterinarios optaban por sacrificarlos. Es por esto que el invento de este hombre es tan importante para nuestros amigos de cuatro patas.

Desde hace ya seis décadas, la pasión de Lincoln Parkes por la cirugía veterinaria tomó una nueva forma: ahora se dedica a ayudar a mascotas como perros, gatos, conejos, cerdos e incluso pollos con algún problema de movilidad, a recobrar la capacidad de trasladarse por sus propios medios.

El veterano de 90 años, que tiene 3000 cirugías espinales en su haber, es el fundador de K-9 Cart, una tienda que vende sillas de ruedas fabricadas por él mismo. “Me gusta darle una mejor vida a los animales”, afirma.

Parkes tiene su taller en la Bahía de Chesapeake, Maryland, donde trabaja 10 horas diarias en la creación de estos dispositivos. Sus clientes pueden ser pastores alemanes de 50 kilos o chihuahuas diminutos, y los precios van desde los US$ 300.

En el pasado, cuando los animales domésticos sufrían problemas de motricidad, muchos veterinarios optaban por sacrificarlos. El invento de Parkes permite extender su expectativa de vida y darles otra oportunidad. “Cuando pueden usar sus patas delanteras, su espíritu vuela, son como niños que obtuvieron su independencia”, afirmó.

Fuente: La Nación.
Fuente Foto: CBS News, Frederick News Post, Stars and Stripes.