El Restaurant Merkez es un pequeño restó en una ciudad al este de Turquía, en Karakocan precisamente. ¿Y a qué se debe su particularidad? Justamente por ser el pionero de la tradición de darle de comer a los más necesitados.

restaurant feeds needy free Turkey
Dicha costumbre ha ido pasando de generación en generación durante décadas, hoy en manos de Mehmet Ozturk, su actual dueño.

A sus 55 años, Mehmet dice que siempre mantiene al menos tres mesas libres de comensales y reservadas para los más necesitados, hasta en horarios cargados. Y al menos 15 personas se acercan a su restaurant cada día a recibir un plato gratis. Según habitantes del lugar, 100 personas comen de manera gratuita cada día en la ciudad, que alberga a 28.000 en total.

Galip es una de las caras conocidas que ha obtenido su plato gratis al menos durante los últimos 10 años. Sufre de una enfermedad psíquica, por ende no habla demasiado. Pero si se le pregunta sobre el Merkez, responde que es su lugar favorito en la ciudad porque la comida es espectacular.

restaurant feeds needy free Turkey
Según los habitantes, la tradición de darle de comer a los más necesitados comenzó en 1940 justamente en el Restaurant Merkez, uno de los primeros lugares para comer de Karakocan. Cuando los dueños comenzaron a dar platos gratuitos a aquellos que no tenían el dinero suficiente para sentarse en sus mesas, la costumbre rápidamente se extendió entre los demás lugares de la zona.

“Recuerdo a Haci Huseyin, el dueño del restaurant, y he sido testigo de su entusiasmo cuando estaba a la espera de una mesa y era muy joven. Solía buscar a los más necesitados en las calles y traerlos de a grupos al Merkez”, dice Ozturk. “A veces eran tres veces por día, y otras veces, cinco”.

Muchos otros bares han tomado esta tradición impulsada por el Merkez y hasta llaman a Hasan Gulbasan para agradecerle por semejante iniciativa. Pero él no lo ve como algo extraordinariamente fuera de lo común.

“Y yo les digo que lo que hacemos no es único ni particular. Invitarles un plato no tiene ninguna repercusión en mis ahorros, sino que más bien me trae barakah (bendiciones)”.

Héroes sin capas, sí que los hay.

 

 

Fuente: Sunny Skyz.
Fuente Foto: Sunny Skyz

Fuente:   María Inés Villola   Buenas Noticias