Este nuevo envoltorio prolonga su conservación entre 2,5 y 8 veces sobre el plástico de conservación convencional

Confeccionado con una mezcla de dos componentes seguros que forma una película delgada sin sabor, color ni olor, es completamente biodegradable y no es tóxica, este nuevo envoltorio antibacteriano biodegradable protege más los alimentos, entre 2,5 y 8 veces sobre el plástico de conservación convencional, y ha sido desarrollado por químicos de la RUDN University.

Los químicos de RUDN University desarrollaron las películas antibacterianas a base de quitosano, un polisacárido obtenido de las conchas de cangrejos u hongos inferiores.

Envoltorio antibacteriano biodegradable

Para comprobar las propiedades de la sustancia, los químicos de RUDN University cubrieron bananas con una película plástica durante 10 días. Las frutas que se encontraban bajo la película plástica perdieron 3 veces menos peso y 8 veces menos vitamina C que las que se encontraban sin ella. Además, después de su uso, la película se degradará sin causar daño al medio ambiente.

La nueva película esta producida a partir de macromoléculas naturales, es decir, los polisacáridos, los cuales son el “material de construcción” de los organismos vivos. Se emplearon dos sustancias derivadas del quitosano: la sal sódica del succinil quitosano (SC-Na) y un compuesto de triazol, betaína y quitosano (TBQ), que posee propiedades antibacterianas comparables a las de los antibióticos modernos.

Se calcula que el plástico no tardaba tanto en degradarse como se creía: de miles de años a décadas
En Xataka Ciencia

Se calcula que el plástico no tardaba tanto en degradarse como se creía: de miles de años a décadas

Según explica Andrey Kiritchenko, asistente del Departamento de Química Inorgánica de RUDN University:

Hemos obtenido derivados de quitosano no tóxicos con una actividad antibacteriana excepcional y similar a la de los antibióticos comerciales, y por esta razón planteamos la hipótesis de que la resistencia de la película y la actividad antibacteriana aumentaría significativamente. Como base, decidimos utilizar la sal SC-Na, que tiene una alta capacidad de formación de películas. Además, no es tóxica y actúa como antioxidante, lo que es importante para prolongar la duración de los alimentos perecibles. Al cambiar la relación TBC:SC-Na, hemos desarrollado películas plásticas multifuncionales con propiedades antibacterianas, de barrera y mecánicas mejoradas.

Fuente: Sergio Parra
Xataka Ciencia