Además de estar compuestas enteramente por materiales reciclados, estas vías son capaces de producir electricidad.

 

Mauricio Esguerra, físico colombiano diplomado por la Universidad Técnica de Múnich y la Universidad Estatal de Ohio, creó un sistema que hace posible que una ruta hecha de plástico pueda alimentar a los vehículos eléctricos que por allí transiten. Podría decirse que estas calles son doblemente sustentables: por una parte, están construidas íntegramente a base de material reciclado y, por otra, son capaces de generar electricidad para abastecer energéticamente a las baterías de los autos enchufables.

Sin dudas, la experiencia de Esguerra en el campo de los materiales magnéticos y la electrónica, junto con su paso por empresas como Siemens o EPCOS —fabricante alemana de componentes electrónicos, módulos y sistemas—, le otorgaron el conocimiento suficiente para idear un hormigón magnetizable, capaz de transferir energía a las baterías de los autos eléctricos, haciendo innecesario el requerimiento de baterías de alto almacenamiento (uno de los principales impedimentos del despegue de los eléctricos). “Con la recarga sobre la marcha ya no se necesitan baterías enormes para la autonomía de los coches”, explicó.

 

Con planes a estrenar su primer proyecto en Salo, ciudad de Finlandia, Esguerra comenzará con la instalación de un sistema de recarga dinámica de colectivos eléctricos, iniciativa que replicará posteriormente en Changzhou, China. “Esperamos que en dos o tres años la tecnología se desarrolle en todo el mundo”, expresó el físico.

Fuente: DW, Ambiente Radio, Semana Sostenible.
Fuente foto: Magment.