lunes, marzo 4, 2024

Red de Buenas Noticias

Cada día sucede algo bueno...

InicioEspiritualidadAlgunas señales de la madurez espiritual...

Algunas señales de la madurez espiritual…

Si estás leyendo este artículo, es probable que hayas sido un buscador espiritual durante algún tiempo.

Es posible que haya explorado muchos caminos diferentes y haya incursionado en una variedad de prácticas. Pero en algún momento, podrías preguntarte si tus esfuerzos están obteniendo mayores beneficios.

En otras palabras,

¿cómo puedes detectar el fruto de tu trabajo…?

La madurez espiritual es una señal de que no sólo has aprendido y acumulado mucho conocimiento, sino que en realidad has convertido ese conocimiento en sabiduría.

En otras palabras,

¡estás predicando con el ejemplo…!

Como una oruga que pasa por un proceso de disolución y transformación, tú también has experimentado muchas crisis y avances.

Y has salido del otro lado sintiéndote de alguna manera diferente, pero al mismo tiempo, igual.

¿Cómo puedes saber si has madurado o no?

Exploraré esta pregunta contigo en este artículo y compartiré contigo algunas señales a las que debes prestar atención…




¿Qué es la madurez espiritual?

 

La madurez espiritual es,

la experiencia de encarnar las cualidades de la compasión, la sabiduría y el discernimiento.

Cuando una persona es espiritualmente madura, ha pasado de una forma egocéntrica de vivir la vida a una forma centrada en los demás de abordar la vida.




Lo que no es la madurez espiritual
 


Aquí quiero enfatizar que la madurez espiritual no es,

alguna insignia de honor egoísta que significa cuán «sabio» o «iluminado» es alguien.

Después de todo, cuando realmente nos auto-indagamos sobre la naturaleza del yo o del «yo», pronto nos daremos cuenta de que es sólo un conjunto de pensamientos y que, en realidad, el yo no existe fuera de la mente.

Entonces, ¿cómo puedo «yo» ser «espiritualmente maduro»? Eso es sólo el ego hablando…

Como tal, la madurez espiritual es un proceso que ocurre orgánicamente sin que «el nuestro» lo haga.

Así como se necesita un tiempo para que las uvas se conviertan en vino, se formen anillos en el tronco de un árbol o se forme un diamante en las profundidades de la tierra, también se necesita un tiempo para que se produzca la madurez.




9 signos de inmadurez espiritual

 

Todos somos espiritualmente inmaduros en un momento u otro, y no creo que haya ningún punto en el que podamos decir que somos «100% espiritualmente maduros» (después de todo, eso sería algo muy inmaduro de lo que alardear…!).

En realidad, la madurez espiritual es un proceso, un desarrollo salvaje de la vida. Tener humildad y conocer áreas en las que todavía podríamos ser espiritualmente inmaduros puede ser útil y esclarecedor.

Algunos ejemplos y signos de inmadurez espiritual incluyen los siguientes:

  1. Tener ideas rígidas en blanco y negro sobre la espiritualidad, la vida, uno mismo y los demás
  2. Dificultad para aceptar la paradoja y los matices
  3. Ser demasiado idealista
  4. Creer que la libertad, la paz, la felicidad, etc., están en algún lugar del futuro o del pasado
  5. Falta de compasión hacia uno mismo y los demás
  6. Buscar obsesivamente estados alterados de conciencia especiales o extraordinarios
  7. Demonizar las partes humanas de uno mismo y elevar demasiado los aspectos espirituales
  8. Inflación del ego que puede conducir al narcisismo espiritual
  9. Involucrarse en el materialismo espiritual

Hay muchas otras señales, pero estas son un comienzo…

El terapeuta psico-espiritual Neil M. Goldsmith comparte una perspectiva interesante sobre la madurez espiritual y la inmadurez y la intersección con la psicología, escribiendo:

Con excepción de estas enfermedades de base biológica, la psicología debe llegar a ser vista como la ciencia de la madurez espiritual.

Llamamos neuróticas a las personas cuando, en realidad, lo que padecen no es una enfermedad médica, sino inmadurez espiritual.

También debemos redefinir la espiritualidad, no como sobrenatural, sino simplemente como el desarrollo natural hacia el extremo sabio y maduro de la curva normal de la psicología del desarrollo humano.

Por lo tanto, centrarse únicamente en el crecimiento espiritual y descuidar totalmente el desarrollo psicológico es otro signo de inmadurez espiritual.

Tanto la espiritualidad como la psicología deben unirse para que haya un desarrollo integral.




11 señales de madurez espiritual

 

Aquí están los once signos de madurez espiritual desglosados de una manera que espero que sea fácil de entender:
 

1. Realista, no idealista

 

Un enfoque idealista de la vida busca la perfección:

una mente perfecta, un cuerpo perfecto, una familia perfecta, un trabajo perfecto, etcétera…

Sin embargo, la madurez espiritual implica comprender que estos ideales utópicos son, en última instancia, inútiles y poco realistas.

Además, cuando es aplicado al viaje espiritual,

el idealismo es perjudicial porque romantiza ciertos maestros y estados de conciencia, lo que puede llevar a quedar atrapado y caminar por el camino equivocado.

Por lo tanto, en lugar de ser idealista, la madurez espiritual implica no idealismo o ser realista y tener los pies en la tierra.



2. Ser amable y compasivo

 

La bondad proviene de un corazón abierto, y un corazón abierto es un signo de madurez espiritual.

Sin practicar la bondad hacia nosotros mismos por nuestros defectos y defectos humanos y hacia los demás por sus imperfecciones, vivimos una vida restringida e infeliz.

Y cuanto más constreñidos y centrados estemos en la mente, más inmaduros somos.

Practicar el amor propio y partir de un lugar de compasión hacia los demás nos ayuda a salir de la mente crítica y rechazadora y entrar en el corazón sabio que todo lo abarca.



3. Paciencia, persistencia y compromiso

 

Vivimos en un mundo de gratificación instantánea donde queremos resultados rápidos y los queremos ahora

Pero no es así como funciona el camino espiritual.

Una gran parte de la madurez espiritual es comprender que todo en la vida funciona en ciclos.

El nacimiento, la muerte y el renacimiento son parte de nuestros paisajes interiores y exteriores, y hay una temporada para todo…

Como tal, ser paciente, persistente y comprometido, son signos de un enfoque espiritualmente maduro de la vida, sabiendo que el despertar no es lineal, sino cíclico.



4. Enfoque en el momento presente

 

Centrarse en el momento presente significa encontrar la puerta a la paz, la libertad y el amor aquí y ahora.

La mente tiende a imaginar que la paz, la libertad y el amor sólo se pueden encontrar en el futuro, en alguna situación ideal.

Pero la madurez espiritual se trata de encontrar la puerta de entrada a la libertad en cualquier situación en la que nos encontremos en la vida.

Como dijo el Buda,

«Sólo aquí podemos encontrar la verdadera liberación.»



5. Con los pies en la tierra e integrados

 

Al comienzo de nuestros caminos internos, es normal compartimentar nuestra espiritualidad y archivarla cuidadosamente del resto de nuestra «vida mundana cotidiana».

Pero en algún momento, para avanzar hacia una mayor madurez espiritual, necesitamos fusionar lo sagrado y lo mundano, y de eso se trata, hacer que nuestra vida espiritual sea realista e integrada.

La mejor manera de experimentar directamente todo lo que aprendemos es incorporarlo activamente a, nuestra vida en el trabajo, nuestras relaciones personales e incluso la forma en que manejamos nuestros hogares.

De esta manera, nuestros caminos espirituales no son simplemente una práctica separada a la que dedicamos 15 minutos por la mañana:

se convierten en toda nuestra vida.

En otras palabras, todo lo que hacemos lo hacemos al servicio de lo «divino».



6. Cuestionarlo todo y ser librepensador
 

Ser capaz de cuestionar a quienes nos enseñan, es el siguiente aspecto de la madurez espiritual.

Seguir ciegamente o creer ingenuamente todo lo que dicen otros en posiciones de autoridad no es una buena idea.

De hecho, es muy peligroso aceptar lo que dicen ciertos maestros y gurús espirituales sin hacernos nuestras propias preguntas.

(Así es como nacen las sectas y el pensamiento grupal destructivo).

Necesitamos ser librepensadores y,

descubrir la verdad por nosotros mismos directamente…

Necesitamos ser el lobo, no la oveja, y distinguir lo que es verdad de lo que es falso:

¡es nuestro derecho hacer esto!

No tiene sentido aceptar todo lo que alguien dice sin experimentarlo por nosotros mismos (sí, ¡especialmente si parece que todo lo sabe y está en un lugar especial de alta autoridad…!).

Cuestionar y cultivar el discernimiento espiritual son de suma prioridad e importancia y son fundamentales para la madurez espiritual.




7. Capacidad de ser flexible
 


Ser flexible significa,

entender que no existe una «forma perfecta y absoluta» de recorrer el camino espiritual.

Aferrarse dogmáticamente a creencias sobre cómo algo «debe» o «no debe» hacerse en el viaje del desperta, es sólo un signo de inmadurez y una fijación egocéntrica en las creencias.

La flexibilidad permite matices, diferenciación y diversidad que fomentan un ambiente de paz y tolerancia.

Rechazar a los demás por lo que creen genera miedo y resentimiento, lo que ciertamente no es un signo de madurez espiritual.



8. Aceptando las polaridades
 


El pensamiento en blanco y negro da como resultado una forma dualista y dolorosamente dividida de ver y experimentar el mundo.

Sin embargo, cuando aprendemos a aceptar los opuestos y las polaridades:

Humano y divino, sagrado y salvaje, feliz y triste, enojado y pacífico, correcto e incorrecto,

…encontramos armonía y plenitud…

Tocamos la no dualidad, que es una forma madura de relacionarnos con la vida porque va más allá de la mente y penetra en la naturaleza misma del ser.



9. Centrado en nosotros en lugar de centrado en mí

 

La madurez espiritual consiste en pasar de una forma de experimentar la vida centrada en a un enfoque centrado en nosotros donde podamos experimentar la interconexión de todo.

Cuando estamos en relación con la vida, encontramos una sensación de armonía y fluidez.

Pero cuando nos resistimos a la vida (lo opuesto a relacionarnos), nos sentimos aislados, desconectados y solos.

La madurez espiritual implica pasar de la resistencia a relacionarse con las diversas situaciones, personas y experiencias que surgen, por difíciles que sean.



10. Aceptando las cosas simples de la vida

 

Querer verse, comportarse o sentirse especial y «súper iluminado» o «extraordinariamente despierto» es un signo de inmadurez y de que el egoestá trabajando detrás de escena.

Abrazar lo cotidiano y las cosas simples de la vida, por otro lado, son un signo de madurez espiritual porque nos abrazan a nosotros mismos y a la vida tal como es.

No hay necesidad de comportarse de cierta manera, verse de cierta manera, hablar de una manera especial, ni agregar o quitar nada a la vida.

La vida parece estar bien tal como es.

Lo ordinario es extraordinario.

La madurez espiritual significa,

sentirte cómodo siendo tú mismo tal y como eres, y operando con los pies en la tierra…



11. Conciencia no dual

 

La conciencia no dual ve unidad dentro de todo y, como tal, es un signo de madurez espiritual.

Cuando vivimos a través de la mente, dividimos y cortamos en pedazos el mund, en conceptos e ideas, perdiendo la totalidad que ya está aquí, ahora mismo, debajo del pensamiento.

Esta tendencia a dividir el mundo y operar desde un pequeño «yo» aislado (que es otro pensamiento) está en la raíz del sufrimiento.

Como tal, la conciencia no dual es un regreso a la vida tal como era antes de que la mente hiperactiva entrara y la diseccionara y dividiera en varias etiquetas, creencias e ideas.

El regreso a esta forma de ver, es lo que a lo largo de los siglos se ha denominado el camino de regreso a,

el cielo, la libertad, la unidad, la iluminación o Autorrealización…


La madurez espiritual no es algo que puedas cultivar artificialmente, imponer en tu vida o usar como insignia de honor.

En cambio,

es un subproducto de ser sincero, comprometido, humilde y de corazón abierto en el viaje del despertar espiritual…

En otras palabras,

la madurez espiritual es algo que se gana a través de un esfuerzo constante y mucho ensayo y error.

Fuente: Biblioteca de las Pleyades

TE PUEDE INTERESAR

TOP 10

COMENTARIOS RECIENTES