Linden Gledhill se las ingenió para combinar dos de sus pasiones: la ciencia y la fotografía. El resultado es digno de admirar.

Lo que a simple vista parece ser arte digital, es en realidad el resultado de diferentes frecuencias de sonido en el agua, registradas mediante una cámara. El autor de dicho experimento es Linden Gledhill, un bioquímico de Filadelfia que lleva años jugando con la cimática —esto es, el estudio del efecto de las vibraciones del sonido en fluidos.

El equipo utilizado para lograr las imágenes que se mostrarán a continuación consiste en una membrana estirada sobre un altavoz, que contiene un poco de agua que oscila con frecuencias específicas de un amplificador. La superficie del agua se ilumina con LED, para que pueda ser captada por la cámara. “Básicamente, cuando el líquido vibra en un espacio confinado, el resultado son ondas en frecuencias específicas. Se las conoce como ondas de Faraday. Esto es similar a cómo se forman notas específicas en instrumentos musicales”, clarifica Gledhill.

“El sonido pasa a través del agua y las vibraciones se reflejan en la superficie, que es iluminada con las luces LED. La cámara capta la luz reflejada en la superficie. Los patrones y formas obtenidos pueden ser drásticamente distintos dependiendo de las frecuencias que se apliquen”, agrega.

Mirá:

 

 

Fuente: Linden Gledhill Photography, Bored Panda.
Fuente foto: Linden Gledhill Photography.

Fuente:Belén Yarde Buller  Buenas Noticias