lunes, noviembre 28, 2022

Red de Buenas Noticias

Cada día sucede algo bueno...

InicioSaludEstudio vincula calidad del aire y salud del cerebro

Estudio vincula calidad del aire y salud del cerebro

Alzheimer

Un estudio realizado por investigadores de la USC encontró una fuerte asociación entre el aire limpio y un cerebro saludable. También descubrieron que las áreas con alta contaminación del aire tenían más residentes con enfermedad de Alzheimer y deterioro cognitivo.

Los estudios de la USC han determinado que un contaminante en particular llamado PM2.5 conduce a una mala salud cerebral. Los automóviles y las fábricas emiten estas partículas finas que miden menos de 2,5 micrómetros de diámetro. Una vez que ingresan a la nariz, las partículas se mueven hacia el cerebro más allá de la barrera hematoencefálica. Por lo general, esta barrera protege contra el polvo y otras sustancias extrañas.

Sin embargo, debido al tamaño minúsculo de las partículas PM2.5, rompen rápidamente esta barrera. Estas partículas también pueden exacerbar los trastornos pulmonares, penetrando profundamente en los pulmones y afectando la salud pulmonar.

Una buena noticia

Afortunadamente, la investigación dirigida por la USC muestra que las mejoras en la calidad del aire han reducido el riesgo de Alzheimer en ciertas áreas. Publicaron sus hallazgos en Alzheimer’s & Dementia: The Journal of the Alzheimer’s Association .

 En su investigación, el equipo de la USC explicó que sus laboratorios informaron caídas recientes en la neurotoxicidad de la contaminación del aire PM2.5 tanto en humanos como en ratones. La neurotoxicidad se produce cuando la exposición a sustancias químicas naturales o artificiales provoca una actividad anormal en el cerebro o el sistema nervioso. Esto significa que más personas tienen un cerebro sano debido a la mejora de la calidad del aire.

El profesor universitario Caleb Finch y la profesora asociada de gerontología y sociología Jennifer Ailshire participaron en la investigación. Ambos pertenecen a la Escuela de Gerontología Leonard Davis de la USC. Centraron su investigación en la contaminación por PM2.5 en particular para documentar sus efectos sobre la salud del cerebro . La exposición a largo plazo a PM2.5 puede provocar una muerte prematura, especialmente en personas con enfermedades cardíacas o pulmonares crónicas.

Investigación de la USC vincula respirar aire limpio con un cerebro sano

Un estudio de 2004 de Ailshire encontró un fuerte vínculo entre el deterioro cognitivo y la contaminación del aire en las poblaciones menos educadas. Los adultos mayores de 65 años con menos de ocho años de educación tenían un mayor riesgo de enfermedad neurodegenerativa cuando se expusieron a PM2.5. Sin embargo, diez años después, Ailshire ya no encontró esta asociación en los participantes del estudio. Ella basó estos hallazgos en datos del Estudio de Salud y Jubilación a nivel nacional.

Ailshire cree que la reducción de las emisiones de PM2.5 durante la última década aumentó la probabilidad de tener un cerebro sano. Los datos de calidad del aire revelaron que los niveles promedio anuales de PM2.5 en las ciudades de los participantes cayeron un 25 % desde 2004.

En 2014, solo un puñado de participantes vivía en áreas con niveles promedio anuales de PM2.5 que superaban las regulaciones de la EPA. Esto proporciona más evidencia de que la exposición reducida a la contaminación del aire en adultos mayores conduce a un cerebro saludable.

“Mejorar la calidad del aire en todo el país ha sido una gran historia de éxito en políticas ambientales y de salud pública. Pero hay signos de un cambio en estas tendencias”, dijo Ailshire. “Los niveles de contaminación están aumentando nuevamente y cada vez hay más incendios grandes, que generan una cantidad significativa de contaminación del aire en ciertas partes del país. Esto me preocupa sobre las tendencias futuras para mejorar la calidad del aire”.

Finch también publicó una investigación sobre ratones a principios de este año en el Journal of Alzheimer’s Disease Los hallazgos proporcionan una prueba más de que una menor contaminación del aire conduce a un cerebro más saludable a largo plazo.

Finch y su equipo han estado observando cómo la contaminación afecta los cerebros de los ratones en un sitio de Los Ángeles desde 2009. En 2017, los ratones expuestos a un tipo diminuto de PM2.5 a nanoescala parecían tener un cerebro más saludable. Además, también tuvieron disminuciones significativas en varias medidas de neurotoxicidad, incluido el daño oxidativo a las células y tejidos.

Estudio muestra la importancia de las mejoras continuas en la calidad del aire

Durante los estudios de Finch y Ailshire, la composición de la contaminación del aire en los Estados Unidos comenzó a cambiar. Según la EPA, de 2000 a 2020, los niveles de PM2.5 se redujeron en todo el país en un 41 %.

Sin embargo, PM2.5 en Los Ángeles disminuyó muy poco entre 2009 y 2019. En este período, los niveles de ozono en los Estados Unidos disminuyeron en general. Sin embargo, aumentó en el condado de Los Ángeles. Antes de 2015, el ozono disminuyó en el condado de Los Ángeles siguiendo la tendencia nacional.

En general, los resultados del estudio son alentadores y muestran que una menor contaminación del aire conduce a un cerebro sano y una mejor memoria. Sin embargo, los autores enfatizan que no pueden evaluar los posibles beneficios de la mejora de la calidad del aire frente a los riesgos del deterioro cognitivo . Si bien los niveles de PM2.5 cayeron en los EE. UU. de 2009 a 2016, han aumentado cada año desde 2017. Esto muestra que la calidad del aire puede fluctuar según las regulaciones y los niveles de emisión, como el condado de Los Ángeles.

“Nuestros hallazgos subrayan la importancia de los esfuerzos para mejorar la calidad del aire, así como la importancia continua de la evaluación demográfica y experimental de la neurotoxicidad de la contaminación del aire”, dijo Finch.

Finch y Jiu-Chiuan “JC” Chen, profesor asociado de medicina preventiva en la Escuela de Medicina Keck de la USC, colaboraron en un estudio separado. Con base en datos humanos y animales, la investigación encontró que el envejecimiento cognitivo se acelera con la alta contaminación del aire. Esto puede aumentar el riesgo de demencia y otras enfermedades neurodegenerativas. Su estudio indicó que las mujeres mayores que viven en lugares con altos niveles de PM2.5 sufrieron pérdida de memoria y encogimiento del cerebro. No observaron esto en mujeres que vivían en áreas con aire más limpio.

Otras formas de reducir el riesgo de Alzheimer

Los avances en neurociencia han llevado a mejorar los tratamientos para las personas con demencia y Alzheimer. Para reducir el riesgo de desarrollar la enfermedad , asegúrese de comer una dieta saludable y hacer ejercicio con regularidad. Además, mantenga conexiones sociales positivas y actividades intelectuales, como rompecabezas o juegos. Este consejo proviene de la Asociación de Alzheimer.

Reflexiones finales: el aire limpio ayuda a reducir la enfermedad de Alzheimer y promueve un cerebro saludable

Las preocupaciones sobre la contaminación continúan creciendo en todo el mundo, y no solo por el cambio climático. Muchos estudios han relacionado la contaminación del aire con muertes prematuras, trastornos pulmonares, problemas de salud mental y deterioro cognitivo. El estudio anterior encontró que los adultos que vivían en áreas con baja contaminación del aire experimentaron una mejor salud cerebral. Esto debería ser una obviedad (sin juego de palabras). Con suerte, los gobiernos y las industrias de todo el mundo se esforzarán por reducir la contaminación para que todos puedan respirar aire limpio y tener un cerebro sano.

Fuente: Kristen L
EcoPortal.net

TE PUEDE INTERESAR

TOP 10

COMENTARIOS RECIENTES