Confundimos sabiduría con inteligencia… pero en realidad no tienen nada que ver

A menudo me siento intelectualmente inferior a otros sacerdotes. Definitivamente me sentí así en seminario. En clase, en nuestro círculo de sillas, todos discutían ansiosamente oscuras ideas filosóficas de Santo Tomás de Aquino y yo me sentaba allí y asentía, tratando de que los demás no se dieran cuenta de que fingía.

En nuestra clase de griego bíblico, tenía un amigo que memorizaba el vocabulario y la gramática de cada prueba literalmente una hora antes de la clase, luego en el examen todas las respuestas eran correctas. Yo estudiaba hasta altas horas de la noche anterior y no lo hacía tan bien. Por favor, no me pida que lea griego.

Cuando miro a otros sacerdotes, muchos se han vuelto bastante hábiles. Algunos tienen títulos profesionales, otros han sido enviados a Roma para estudiar temas teológicos avanzados.

Y en nuestra diócesis, por alguna razón inexplicable, bastantes de nuestros sacerdotes tienen carreras previas como científicos aeronáuticos, técnicos nucleares o biólogos. No estoy bromeando. Estos chicos son todos genios.

Añádase a esto el hecho de que los demás sacerdotes teóricamente tienen tiempo libre para seguir leyendo libros y estudiando. Todavía están desarrollando su intelecto durante años en su ministerio. Me asombra la energía que aportan, lo motivados que están para seguir aprendiendo y mejorando en su vocación.

Cuando yo estaba en el seminario, tomé una clase de budismo. Lo que me llamó la atención fue que eran los monjes los que se consideraban los más santos y los más avanzados espiritualmente. Los monjes eran los que tenían el lujo de tener tiempo y espacio para meditar, leer y escribir.

Su intelecto se correlacionó con su santidad y se tradujo en éxito religioso. Aquellos que eran inteligentes se convertían en líderes espirituales y eran considerados los más sabios.

En otra clase, aprendí sobre san Juan Vianney. En la escuela, siempre fue el más mayor de la clase y los estudiantes más jóvenes se burlaron de él por ser estúpido. Más tarde, cuando solicitó ingresar al seminario, suspendió el examen de ingreso y solo fue admitido cuando su antiguo maestro habló por él.

En seminario, sus rendimientos académicos no mejoraron. Después de suspender un examen, un maestro le dijo: “Los profesores no te encuentran apto para la sagrada ordenación al sacerdocio. Algunos te han llamado asno por no saber nada de teología. ¿Cómo podemos promoverte a la recepción del sacramento del sacerdocio?»

El futuro santo respondió: “Monseñor, Sansón mató a cien filisteos con la quijada de un asno. ¿Qué cree que Dios podría hacer con un asno entero? «

De alguna manera, milagrosamente, fue ordenado sacerdote y enviado al pequeño pueblo de Ars donde no podía hacer demasiado daño. Se perdió por el camino…

San Juan Vianney no era un gran intelectual. No puedo imaginarlo pasando las noches estudiando sutiles libros de teología y escribiendo sermones brillantemente eruditos. No habría encajado con esos monjes budistas.

Y, sin embargo, San Juan Vianney es un santo de la iglesia. Se ha convertido en el patrón de todos los sacerdotes y es conocido en todas partes por su perspicacia y sabiduría. La gente venía de todas partes para hacerle confesiones y obtener su consejo. Sus charlas catequéticas, originalmente para los niños de la parroquia, comenzaron a atraer también a los adultos.

Para aquellos de nosotros conscientes de no ser inteligentes, es una revelación que cambia la vida darse cuenta de que inteligencia y sabiduría no son lo mismo. La prudencia y la destreza académica no son lo mismo. La simplicidad no equivale a la falta de conocimiento.

Muchos de los grandes santos de la iglesia, hombres y mujeres, poseedores de una gran sabiduría espiritual, no fueron prodigios académicamente hablando. Sin embargo, sus palabras, hechos y escritos continúan inspirando a millones.

El «éxito» espiritual no se trata de quién es el más inteligente, quién tiene más tiempo para leer o quién comprende mejor la teología. Se trata de amor. Las personas espiritualmente exitosas aceptan la gracia, actúan con humildad y buscan pasar tiempo a solas con Dios. Dios es la fuente de toda sabiduría, y los más cercanos a Él se vuelven los más sabios.

Fuente: Michael Rennier
Aleteia.org | Español – valores con alma para vivir feliz