Ante la falta de mascarillas disponibles, la gente lleva semanas fabricando mascarillas de tela en casa, incluso en las farmacias también se venden este tipo de mascarillas a falta de las quirúrgicas o de las mascarillas EPI, las más eficaces para evitar contagios e imprescindibles si estamos en contacto con enfermos de Covid-19.

Hay tres tipos de mascarillas, las de tipo EPI, las quirúrgicas y las higiénicas o mal llamadas de tela.
Hay tres tipos de mascarillas, las de tipo EPI, las quirúrgicas y las higiénicas o mal llamadas de tela. – REUTERS/Nicholas Pfosi

Para despejar las dudas sobre los diferentes tipos de mascarillas que hay y ver qué eficacia tienen, entrevistamos a Mònica Ardanuy, profesora e investigadora de ingeniería textil en la Universidad Politècnica de Cataluña, en España. Desde el centro de investigación Intexter de esta universidad, van a lanzar un estudio sobre qué tejidos son susceptibles de usarse para hacer mascarillas y si varía su eficacia con los lavados.  

¿Qué diferencia hay entre las mascarillas EPI, quirúrgicas y las de tela?

Las mascarilla EPI (Equipos de Protección Individual) son de tres tipos FFP1, FFP2 y FFP3. Protegen a quien las lleva de agentes externos, es decir de partículas en suspensión, estas partículas en suspensión pueden ser muy pequeñas, del orden de 0,3 micras, por lo tanto estas mascarillas nos protegerían de las partículas de virus que pueden haber en el aire. Las mascarillas quirúrgicas evitan la transmisión de agentes infecciosos de las personas que las llevan hacia el exterior, hacia el ambiente. En algunos casos protegen al que la lleva de salpicaduras de líquido en el caso de que lleven una capa hidrófoba en el exterior. La eficacia que tienen es de filtración bacteriana para partículas de tamaño mayor a tres micras. En cuanto a las mascarillas de tela, o mejor dicho higiénicas, hay una variedad muy amplia y no tenemos datos sobre su capacidad de filtración. Lo que podemos decir es que reducen o frenan en cierto grado, en función de la tela que se use, la transmisión de agentes infecciosos de quien la lleva hacia el exterior. En ningún caso del exterior al portador.

¿Son eficaces las de tela?

En parte son eficaces para reducir en cierto grado la transmisión de la enfermedad, para proteger al exterior de los agentes infecciosos que podemos tener. Depende del tejido o de la combinación de tejidos que utilicemos.

¿Es posible hacer una mascarilla eficaz desde casa? ¿Con que tejidos se tienen que hacer?

Es posible, pero primero tenemos que analizar el tejido que tenemos en casa, llevarlo a un centro tecnológico o a una universidad para analizar la eficacia de filtración. Los tejidos que mejor filtran para evitar la difusión de las partículas son tejidos gruesos o varias capas de tejidos, y formados por micro fibras y del tipo tela no tejida. Aconsejar un tipo de tejido casero para hacer una mascarilla es imposible porque los tejidos tienen muchas variedades. Por ejemplo podemos tener una sábana en una casa con un gramaje de 80 gramos por metro cuadrado y en otro hogar la sábana tenga 120 gramos o 30. Está claro que la que tenga más gramaje nos protege más. También hay que garantizar que la mascarilla nos permita respirar, hay que encontrar un compromiso. La mascarilla casera de tela no la aconsejo, pero es mejor que nada para proteger a los demás de la transmisión de los agentes infecciosos que estamos liberando al exterior.

¿Pierden propiedades las mascarillas caseras a medida que las lavamos? 

Habría que estudiarlo pero probablemente sí porque que filtre más o menos partículas depende del tamaño del poro. Y el tamaño del poro puede variar en cada lavado. Cuando nos ponemos una mascarilla elástica la estiramos, el tamaño de poro cambia. En nuestra Universidad Politécnica de Cataluña, en el centro de investigación Intexter, vamos a iniciar un estudio con tejidos de tela que pueden ser susceptibles de usarse para hacer mascarillas higiénicas y vamos a estudiar cómo varía la eficacia de la mascarilla con los lavados. Puede ser que se puedan fabricar mascarillas de tela, que tengan una capacidad de filtración de tipo quirúrgico y que puedan ser lavados, pero hay que hacer estudios objetivos.

¿Cuál es la mejor opción para los particulares? 

Desde mi punto de vista siempre lo mejor es llevar una mascarilla de tipo EPI. En segundo lugar, si no encontramos EPI que es muy probable, hay que optar por la quirúrgica y comprarla en un sitio que nos puedan certificar la eficacia de filtración de este material. Por último, antes que no llevar nada, una de tipo higiénica o de tela, mejor comprada con información sobre las características del tejido. Pero antes que no llevar nada, llevar una casera, con una combinación de varias telas, hidrófoba por fuera y que nos permita respirar en el interior. Siempre tapando la boca y la nariz, es muy importante que la mascarilla se ajuste bien a la cara. Cuidado con estas mascarillas porque nos pueden dar una falsa sensación de protección contra el virus. Recordemos que estas mascarillas sirven para proteger a los demás de la transmisión de nuestros agentes infecciosos.

Fuente

Fuente: ‘Las mascarillas caseras de tela son mejor que nada pero no las aconsejo’. Por Salud 360.

Fuente:   Salud 360