Las mujeres han tomado los lugares de mando, y lo han hecho a su modo.

Poco a poco se ha incrementado la presencia de las mujeres como líderes de equipos y de empresas. Aunque parece que aún hay mucho por hacer, el estilo de liderazgo femenino ha ido imponiéndose marcando una notable diferencia.

Las particularidades propias de la forma de pensar y actuar de las mujeres se ha trasladado a su forma de liderar grupos. Las características de este tipo de liderazgoseguramente definirán el rumbo de muchas organizaciones en los siguientes años.

Conoce las características que definen el liderazgo femenino

Por décadas, el liderazgo y las formas de trabajo fueron definidas por los hombres. Posteriormente, cuando las mujeres se integraron de lleno a las fuerzas laborales, debían seguir bajo este mismo paradigma, aunque sus ideas y propuestas fueran otras.

Esto se debe a que siempre existe una generalizada resistencia al cambio. Por esta razón, a las mujeres les llevó algunos años más hacer notar su presencia, no solo como fuerza de trabajo, sino como líderes que, además, tenían un estilo propio con características interesantes para las empresas.

Esto ha permitido romper paradigmas y llevar a las organizaciones a otro nivel. Les permite adaptarse a los nuevos tiempos que buscan objetivos globales diferentes a los de hace años. Para conocer mejor este tipo de liderazgo, enlistamos las 10 características del liderazgo femenino.

1. Empatía

El liderazgo femenino se caracteriza por su empatía. Las mujeres tienen una sensibilidad especial que les permite ser o desarrollar más esta virtud. Suelen reconocer fácilmente las necesidades del otro y actuar en consecuencia.

Esto no las hace débiles o faltas de carácter. Logran desarrollar la empatía con un alto grado de objetividad para tomar mejores decisiones. Como líderes de equipos, esta característica les permite generar vínculos estrechos para desarrollar un mejor trabajo, haciendo aflorar lo mejor de cada trabajador/a.

Mujer jefa

2. Sentido de humanidad

Las mujeres tienen un gran sentido humano. Esto quiere decir que siempre están enfocadas en las personas y sus necesidades. De esta forma pueden lograr un vínculo estrecho con su grupo de trabajo y al mismo tiempo atender lo verdaderamente importante en los proyectos estratégicos para la entidad donde desarrollen su presente laboral.

Esta característica del liderazgo femenino es ideal en lugares que tienen un trato directo con el cliente o en asociaciones y organizaciones con alguna causa humanitaria. El enfoque de que el ser humano es primero no está peleado con los negocios.

3. Comunicación asertiva

Una de las cualidades de muchas mujeres es su eficiente comunicación. Y esto no quiere decir solamente que “hablen mucho”, sino que tienen mejores habilidades de comunicación, no solo para transmitir ideas, sino para asegurarse de que fueron entendidas y además escuchar posteriormente la retroalimentación.

Eso es una comunicación asertiva y es muy útil al momento de ejercer el liderazgo. Esto permite que los objetivos sean transmitidos de forma efectiva, y que además el equipo se sienta en confianza de expresar sus opiniones sin miedo.

4. Liderazgo horizontal

Una forma de ejercer liderazgo rompiendo con lo tradicional es hacerlo de forma horizontal. Esta es quizá una de las características del liderazgo femenino más disruptivas. Por muchos años se concibió las estructuras de poder de una forma vertical y autoritaria, pero cada vez las empresas apuestan más por estilos más democráticos y centrados en las personas.

No obstante, las mujeres apuestan por un trabajo en equipo integral y diverso. Esto quiere decir que todos pueden aportar acciones, ideas y propuestas, y que todas serán valoradas de la misma forma. Las mujeres tienen una habilidad especial para liderear este tipo de equipos.

5. Enfocadas en los detalles

Además de los objetivos globales, no pierden de vista los detalles. Sin duda un trabajo entregable, una presentación, una investigación que ha pasado por las manos de una líder femenina, se nota también por la atención en los detalles.

Esto genera un alto estándar de calidad en los procesos y además incentiva a todo el equipo de trabajo a prestar atención en los aspectos que requieren mejorar. El liderazgo femenino actual tiende a llevar al equipo hacia la perfección.

6. Flexibilidad de pensamiento

Las mujeres suelen tener menos problema para aceptar nuevas ideas. Esto hace que les resulta más fácil adaptarse a los cambios. Esta cualidad del liderazgo femenino es muy importante, sobre todo en los tiempos actuales.

Los vertiginosos cambios tecnológicos e ideológicos requieren de capacidad de adaptación. Las mujeres tienen muy clara esta virtud y la llevan sin problema a sus áreas de trabajo y la transmiten a sus equipos.

7. Trabajo en equipo

El liderazgo femenino tiene en alta estima el trabajo en equipo. Como se mencionaba en uno de los puntos anteriores, su estilo de trabajo es horizontal. Esto no podrían lograrlo si no tuvieran gran confianza en que el trabajo en equipo es mejor.

Su concepto de trabajo en equipo va más allá de “hacer todo entre todos”, su estilo es incluyente y participativo, esto genera mejores ambientes de trabajo y resultados más eficientes, además de lealtad entre sus miembros.

8. Versatilidad

Las líderes femeninas tienen la capacidad de atender muchos temas a la vez. Esto es una gran cualidad para ejercer el liderazgo, pues permite una alta eficiencia en los procesos y sobre todo en los resultados.

Poder trabajar en un proyecto mirando de forma global, les permite atender muchos temas al mismo tiempo, todos ellos necesarios para llevar a buen término los proyectos. Esto es una característica muy valorada del liderazgo femenino.

9. Análisis para la toma de decisiones

Gracias a su capacidad de análisis, tienen una rápida y efectiva toma de decisiones. Cuando una mujer se encuentra en la posición de líder desarrolla una alta capacidad de toma de decisiones, esto gracias a la cualidad de análisis que caracteriza a las mujeres.

De acuerdo a las estadísticas, los datos y sus observaciones, las mujeres aplican su sentido crítico y analizan el panorama. Esto les permite que, ante situaciones inesperadas que requieren su actuación rápida, tomen decisiones casi siempre acertadas.

10. Alto compromiso

Las mujeres han demostrado tener un alto sentido de compromiso. Además de tenerlo con la empresa o causa que representan, lo tienen hacia su equipo de trabajo. Esta forma de liderazgo femenino sin duda marca una diferencia con lo tradicional.

Tener un compromiso hacia las personas con las que trabaja, genera a su vez un sentimiento de lealtad hacia el resto de los integrantes. De esta forma se crean equipos fuertes y conscientes de su lugar y de que su trabajo es importante.

Referencias bibliográficas

  • Bennis, W. y Burt, N. (1986). Leaders: The Strategies for Taking Charge. New York: Harper & Row.
  • Cuadrado, I. (2003). ¿Emplean hombres y mujeres diferentes estilos de liderazgo? Análisis de la influencia de los estilos de liderazgo en el acceso a los puestos de dirección. Revista de Psicología Social.
  • Daft, R. L. (2002). La experiencia del liderazgo. Cengage learning. Tercera edición.

Paz Beltrán

SOCIÓLOGA

Fuente: La Guia Femenina
Counselor  –  Viviana Martinez  –  Corresponsal de RBN