Triatleta que quedó tetrapléjico se recupera y entrena todos los días a los 72

Norberto Worobeizyk sobre el remo y en el gimnasio - Fotos: archivo personal
Norberto Worobeizyk sobre el remo y en el gimnasio – Fotos: archivo personal

Sobre no darse por vencido. La historia de superación del triatleta Norberto Bruno Worobeizyk es una verdadera inspiración. El argentino estaba montando una empresa en Brasil en 2004, cuando fue atropellado por un conductor ebrio y quedó tetrapléjico a la edad de 56 años.

«Un borracho con un Land Rover 4 × 4, a 80 kilómetros por hora no respetó la señal de alto, pasó por encima de mí y acabó con mis sueños presentes y futuros», dijo Noberto en una entrevista con Só Notícias Boa.

Estaba en una mototaxi cuando lo golpearon. El golpe fue en Balneário Camboriú, en Santa Catarina.

Profesional de comercio exterior y marketing internacional, el triatleta -que fue subcampeón argentino en la categoría de salvavidas, entrenador de windsurf, entrenador de esquí acuático y entrenador personal- se encontró repentinamente inmóvil en una cama.

Fue rescatado, tenía 15 días sin memoria, tenía una infección hospitalaria y los médicos querían amputarle una pierna a Norberto.

“Cuando me iban a amputar la pierna, mi compañera Claudia, junto con mi hijo Javier, me trasladaron a Curitiba, donde verdaderos profesionales salvaron mi vida y mi pierna derecha”, dijo.

Norberto se sometió a “siete cirugías, luego de un traumatismo en la médula espinal y múltiples fracturas abiertas de mi pierna derecha. […] Tengo una barra de titanio intramedular dentro del hueso, desde la rodilla hasta el tobillo ”.

El turno

Cuando todo pareció terminar, se sorprendió:

“Un día, mirándome la mano derecha, logré mover el dedo un milímetro. Fue el comienzo de una nueva etapa inesperada. Llamamos urgentemente al fisioterapeuta y comenzamos con el entrenamiento de recuperación. Hice diferentes ejercicios todos los días para mover mis miembros atrofiados ”, dijo.

Poco a poco logró ponerse de pie, comenzó a caminar con un andador, luego con muletas y cuando le dieron de alta, continuó haciendo ejercicio en un gimnasio. Comenzó a caminar solo casi dos años después del accidente y entró al gimnasio en el regazo de los profesores.

“Dejé de ser tetrapléjico […] Son muchos los casos reversibles que, con voluntad, esfuerzo, sacrificio y sobre todo con mucho amor, se pueden solucionar”, dijo.

Dice que para recuperarse utilizó los conocimientos del entrenamiento del triatleta más «fuerza de voluntad, espíritu y ganas de no morir».

Positivismo

Luego de 17 años de esta verdadera pesadilla, Norberto es firme y fuerte a los 72 años, viviendo en Argentina con el amor de su vida, Claudia, la mujer que dejó su trabajo, cuidó y vio levantarse a su esposo.

Hoy Norberto es un adepto del positivismo. Le encanta leer buenas noticias -sí, es lector de nuestro portal directo en Argentina- y constantemente transmite determinación a las personas que lo siguen en las redes: “no te rindas tan fácilmente”, enseña.

A pesar de no competir más y experimentar dolores diarios en la pierna, hace ejercicio de dos a tres horas todos los días: [yo hago] “natación, entrenamiento con pesas, spinning, caminata, tiro con arco y remo”.

También difunde la importancia del deporte “para tener sentimientos y actitudes positivas. Este tipo de pensamiento sin duda marcará la diferencia entre recuperarse o no, vivir o morir ”.

Y enseña que la alimentación saludable, que ha estado haciendo durante años, también ayudó a su recuperación.

Norberto bromea diciendo que tiene dos edades: 72 años en los documentos y 28 en la cabeza.

“Por mi apariencia física actual y los resultados de mis actividades, considero que mi edad biológica cognitiva y mental actual es de 28 años, hasta que alguien demuestre lo contrario”, concluyó.

Norberto en bicicleta - Foto: archivo personal
Norberto en bicicleta – Foto: archivo personal

Una Historia de Superación – Norberto Bruno Worobeizyk de Norberto Bruno Worobeizyk en Vimeo .

Por Rinaldo de Oliveira, de la redacción de Só Notícias Boa