sábado, julio 2, 2022

Red de Buenas Noticias

Cada día sucede algo bueno...

InicioResponsabilidad Social EmpresarialCarolina Galiana, rompiendo mitos sobre las personas sordas

Carolina Galiana, rompiendo mitos sobre las personas sordas

Es el miembro más joven de la Confederación Nacional de Personas Sordas de España y recientemente se ha graduado en la Universidad de Alicante donde es la primera estudiante sorda de España que forma parte de un claustro universitario. Leer

A sus 29 años, Carolina Galiana es el miembro más joven de la Confederación Estatal de Personas Sordas (CNSE) -la entidad de personas discapacitadas más antigua de España, fundada en 1936- y ostenta, al mismo tiempo, la vicepresidencia de Fesord, la Federación de Asociaciones de Personas Sordas de la Comunidad Valenciana, de la que es máxima representante en Alicante.

Recientemente se ha graduado en Trabajo Social por la Universidad de Alicante y es la primera estudiante sorda de España que forma parte de un claustro universitario. «Es un orgullo y una oportunidad para demostrar que una persona sorda puede participar y opinar igual que lo haría cualquier otra», asegura. Una manera más de romper mitos sobre un colectivo multitudinario y que reclama participar de la sociedad en igualdad de condiciones.

‘La integración de las personas sordas es incompleta ya desde la escuela infantil’

¿Cuáles son los objetivos de la federación de personas sordas, que usted representa?
La federación tiene como objetivo principal destruir las barreras de comunicación existentes en la actualidad y conseguir la igualdad de oportunidades entre las personas sordas y las oyentes. Lo que queremos es que, en el día a día, las personas sordas estén incluidas exactamente igual que las oyentes. Nuestro objetivos son transversales, ya que queremos conseguirlos en todos los ámbitos de la vida: administración, educación, sanidad…
¿Se ha avanzado hacia esa integración de la que habla?
Sí, aunque no lo suficiente. Uno de los ámbitos cruciales y donde más trabajo hay por hacer es el de la educación, ya que el sistema actual no cubre nuestras necesidades. Las carencias son evidentes en todos los niveles. Ya desde Infantil y Primaria, la mayoría de alumnos sordos no cuenta con un profesor de apoyo y no puede seguir el ritmo de sus compañeros oyentes. No es hasta que llegan a Secundaria cuando es posible que consigan intérpretes. Pero de nuevo, estos no cubren la totalidad de horas lectivas, con lo que las personas sordas pierden una gran cantidad de información. Después, en la universidad dependerá de cada centro y falta que el intérprete cubra todas las horas. En general, la situación es todavía de desigualdad. Incido en la educación porque para nosotros es un aspecto muy importante. Es el nexo de unión con el mundo, ya que de ella dependerá posteriormente ingresar en mejores o peores condiciones en el mercado laboral.
Vivimos en una sociedad marcada por lo audiovisual…Cómo responden los medios de comunicación a esa llamada a la integración?
De nuevo, en los medios de comunicación se han hecho cosas pero lamentablemente también aquí queda muchísimo por llevar a cabo. Por razones obvias debemos descartar la radio, con lo que aparte de los medios de comunicación escritos, la televisión es donde más acudimos para informarnos. Y aunque en las principales cadenas, los informativos tienen subtítulos, la mayoría no cuentan con intérpretes. Para las personas sordas la lengua de signos es la manera más visual y completa de comunicarnos. No hay una accesibilidad total.
¿Ocurre igual con el ocio?¿Qué pasa con el cine o el teatro?
Sí, ocurre lo mismo. Si un fin de semana me apetece ir al cine no puedo elegir la película que yo quiera porque no todas tienen subtítulos. Y eso no es igualdad. Respecto al teatro sí hay algunas compañías que incorporan un intérprete, aunque sólo en las grandes capitales como Madrid o Barcelona. En una ciudad como Alicante no es posible acudir a una representación accesible a personas sordas. Es cierto que el teatro es más complicado porque para que un intérprete traduzca bien el contenido de una obra se debe preparar a conciencia y trabajar durante tiempo con los actores, ya que el lenguaje artístico es mucho más difícil de trasladar y hay que anticiparse a las emociones que los actores expresan. No puede improvisarse. En definitiva, falta mucha sensibilización y mucha información
Paradójicamente quienes sí se han puesto las pilas son los políticos en sus campañas electorales…
Es cierto. Los diferentes partidos políticos tienen una mentalidad bastante abierta y quieren que su mensaje llegue a la ciudadanía, estar cerca de ella sin importar que sea oyente o no. Para ello lo que hacen es contar con intérpretes en sus mítines y eso nos facilita mucho la comprensión y la posibilidad de construir una decisión de manera autónoma, algo que es de agradecer.

‘Hubo momentos difíciles en la universidad pero ninguno por ser sorda’

Acaba de graduarse en Trabajo Social por la Universidad de Alicante en el curso 2014-2015 y es la primera estudiante claustral sorda de España. ¿Qué implica esto?
El hecho de ser una estudiante claustral me sitúa en el órgano de máxima representación de la Universidad de Alicante, que es el claustro y que es el que toma decisiones respecto a los diferentes planes de estudio y otros proyectos relacionados con la universidad. Dentro de este organismo yo represento a la comunidad de estudiantes. Me siento orgullosa de poder participar en esta toma de decisiones y creo que es una oportunidad que la universidad me brinda para romper muchos mitos.
¿Encontró muchas dificultades por ser sorda a lo largo de sus estudios universitarios?
Antes de matricularme reconozco que estaba muy preocupada porque no sabía muy bien si los profesores iban a comprender qué necesidades tiene una persona sorda, si se iban a adaptar a mí…esto no significa que yo quisiera tener más facilidades, sino las mismas oportunidades…
¿Qué le preocupaba?
Sobre todo, no sabía si iba a contar con alguien que me pudiese interpretar las explicaciones en lengua de signos, en caso de que no se me hablara directamente. Pero una vez contacté con los profesores, todos fueron muy abiertos y me dijeron que no me preocupara. Me apoyaron en todo y me concedieron un intérprete que cubrió todas mis horas lectivas, incluso para participar en los grupos de debate. Esto me hizo sentir muy a gusto pues la igualdad era completa. Yo era diferente por ser sorda pero no era rara y mis compañeros y profesores aprendían de mí, del mismo modo que yo de ellos. Y claro que hubo momentos difíciles pero no relacionados con la sordera. Además, al pertenecer a la primera promoción de grado, algunos profesores me invitaron a opinar sobre su asignatura, para ver cómo estructurar el programa.En general, todo el mundo se portó conmigo estupendamente.

Fuente:  DANIEL MOLTÓ  Noticias felices // elmundo

TE PUEDE INTERESAR

TOP 10

COMENTARIOS RECIENTES