viernes, junio 14, 2024

Red de Buenas Noticias

Cada día sucede algo bueno...

InicioSolidaridadCasa Ronald: un espacio para que las familias con niños enfermos se...

Casa Ronald: un espacio para que las familias con niños enfermos se sientan contenidas

La institución cumplió 16 años en Córdoba capital acompañando a pequeños con patologías graves y asistiendo a sus mamás y papás.

Cuando los más chicos de la familia deben ser internados, el acompañamiento familiar es uno de los aspectos más importantes. La Casa Ronald, ubicada en la calle Bajada Pucará 1787, en barrio Crisol Norte, es una organización sin fines de lucro que cumple 16 años en Córdoba y hospedó ya a más de 1.900 familias del interior provincial o de otras partes del país, con niños que requieren un tratamiento de alta complejidad.

La organización se encuentra al lado del Hospital de Niños de la Santísima Trinidad, uno de los centros de salud públicos más completos del país y que tiene convenio con la Casa Ronald. El hospital es el encargado de seleccionar, a través del área de Servicio Social, a las familias que se hospedarán en el lugar de cobijo, que hoy tiene lista de espera.

El trabajo que se lleva adelante en la organización es muy grande y multidisciplinar: no sólo es un lugar de cobijo, sino que tratan de brindar un acompañamiento similar al de una familia. Casa Ronald está abierta las 24 horas, los 365 días del año.

“Tenemos un acompañamiento aproximado de ocho meses con una familia donde pasan muchas cosas: cumpleaños, fiestas, o quienes dejan a familiares que han dejado otros parientes en su ciudad. El desarraigo es una de las cosas contra las que más luchamos acá”, explicó Eugenia Silva, responsable de Programas de la Casa Ronald en Córdoba.

 La casa tiene 20 voluntarios fijos que colaboran para la realización de todas las actividades (LaVoz/Javier Ferreyra)
La casa tiene 20 voluntarios fijos que colaboran para la realización de todas las actividades (LaVoz/Javier Ferreyra)

El lugar brinda todos los servicios para que los padres se puedan dedicar por completo a los tratamientos del niño. Actualmente tienen en total 17 dormitorios, con baños privados, donde además del niño y el familiar a cargo, pueden estar dos integrantes adicionales.

“Muchas veces los médicos les indican tratamiento ambulatorio a los niños para que vuelvan a la Casa Ronald porque se pueden contagiar o más que nada porque notan que hay un mejoramiento al volver con la familia y el hogar. Venir acá es un universo diferente, tratamos también que los padres puedan desconectarse un momento, sonreír”, comentó emocionada Eugenia.

Al ingresar a la casa lo primero que se ve es el living de uso común con las paredes llenas de recuerdos e imágenes de las familias que pasaron por la organización. El comedor es otro de los lugares comunes más importantes, ya que allí las familias cuentan con cocinas donde hacen su propia comida y comparten la mayor parte del día.

Casa de Ronald McDonald cuenta con una sala dentro del Hospital de Niños de la Santísima Trinidad donde los padres pueden esperar a sus hijos internados en terapia intensiva.
Casa de Ronald McDonald cuenta con una sala dentro del Hospital de Niños de la Santísima Trinidad donde los padres pueden esperar a sus hijos internados en terapia intensiva.

Al lado del comedor, que cuenta con aproximadamente nueve mesas, los niños tienen una sala de juegos para esperar su comida. Otro de los espacios comunes es el lavadero donde tienen lavarropas y lugar de depósito de alimentos. También los niños cuentan con una biblioteca y juegos en el patio.

La empresa Ronald McDonald es uno de los principales socios de misión, pero no el único. Los recursos deben ser financiados por otros colaboradores para poder subsistir.

Acompañamientos transversales

La institución en Córdoba cuenta con distintos programas para el bienestar de las familias y niños. La casa tiene 20 voluntarios fijos que colaboran para la realización de todas las actividades, pero cualquier persona puede sumarse.

La Casa Ronald, además de su hogar, cuenta con una sala dentro del mismo Hospital de Niños de la Santísima Trinidad destinado a las personas que tienen a sus hijos internados, independientemente si viven o no en la casa.

Este lugar lleva 10 años colaborando con aquellos padres que duermen en un colchón o reposera durante días enteros esperando lo mejor para sus hijos. Allí tienen a disposición mesas, lavarropas y secarropas, aire acondicionado y señal de wifi.

Los niños cuentan en la Casa Ronald con sala de juegos y biblioteca donde pueden continuar sus estudios. (LaVoz/Javier Ferreyra)
Los niños cuentan en la Casa Ronald con sala de juegos y biblioteca donde pueden continuar sus estudios. (LaVoz/Javier Ferreyra)

También desarrollaron el Programa Unidad de Bienestar, que consiste en un móvil que recorre el hospital atendido por voluntarios que ofrece bebidas, galletitas, frutas y libros para hacer más llevadero la espera en el centro de salud.

“Es un acto simbólico de alguien que te mira a los ojos, te pregunta como estas, te escucha, te da un mimo y una sonrisa. Este tipo de acciones hacen la diferencia para alguien que pasó todo el día en un hospital”, detalló Eugenia.

Asimismo, llevan adelante para la comunidad el Programa de Promoción de Hábitos Saludables (UPHS), una herramienta educativa de promoción para la salud, generando contenidos para la enseñanza de hábitos saludables sobre diferentes temáticas para hospitales, instituciones educativas, comedores, escuelas deportivas, entro otros espacios de la ciudad de Córdoba

Historias de la casa Ronald

Jimena Sasaroli vive en Tancacha, una localidad que se encuentra en el centro de la provincia de Córdoba. Un día la llamaron del colegio para buscar a Mirco, su hijo de 4 años, porque tenía vómitos. Sin embargo el cuadro no mejoró y los médicos le diagnosticaron que padecía un tumor en el estómago.

Jimena tuvo que viajar sola a la ciudad de Córdoba para operar a Mirco. Pasó cuatro noche dentro del hospital de niños hasta que le ofrecieron hospedarse en la casa Ronald.

Jimena y Mirco son de Tancacha y están hospedados hace seis mese en la Casa Ronald. (LaVoz/Javier Ferreyra)
Jimena y Mirco son de Tancacha y están hospedados hace seis mese en la Casa Ronald. (LaVoz/Javier Ferreyra)

“Esta casita me ayudó muchísimo. Era un problema menos del cual ocuparme, porque cuando pasó todo esto mi hermano buscó departamentos en alquiler pero eran muy caros y tuve que dejar mi trabajo. Recibí las asignaciones sociales del gobierno, pero no pagar un alquiler y la contención que hay acá fue lo mejor”, comentó Jimena, quien reside desde hace seis meses con su hijo en la Casa Ronald.

Jimena destaca que la organización no sólo le dio un lugar a donde dormir después de las operaciones de su hijo, sino que también hasta hizo amigas que pasaban por su misma situación. Eugenia afirma que el 90% de los cuidadores son mujeres, la mayoría sin una red familiar por detrás, y que son pocos los hombres o abuelos que cuidan de los niños.4

Fuente: Lavoz.com.ar

TE PUEDE INTERESAR

TOP 10

COMENTARIOS RECIENTES