Quien es Norberto Bruno Worobeizyk?

Es un Trihatleta activo actualmente no competitivo, ex subcampeón argentino en su categoría, con 72 años de edad cronológicos, pero según él con 30 años de edad biológicos, o dicho de otra manera, con 17 años de edad,  pero con 55 años de experiencias.
Fue atropellado por un borracho y quedó temporalmente cuadripléjico.
Actualmente está enfocado en morirse sano y joven lo mas tarde posible.
Columnista y corresponsal de RBN.

Quiero tu opinión acerca de la nota, envíala a   hola@reddebuenasnoticias.com y te contestare.

Estimados lectores y lectoras

Reflexiones que nos ayudan para mejorar nuestra calidad de vida.

Decidí Publicar esta carta poema porque la considero muy ilustrativa y oportuna para la época y los momentos que está pasando la humanidad.

Basado en mi experiencia de vida, doy fe que aplicar dichas actitudes en la vida cotidiana resulta muy beneficioso para todo ser humano.

Cuando me amé de verdad, Charles Chaplin

Cuando me amé de verdad, comprendí que en cualquier circunstancia yo estaba en el lugar correcto y en el momento preciso. Y, entonces, pude relajarme. Hoy sé que eso tiene nombre… Autoestima.

 

Cuando me amé de verdad, pude percibir que mi angustia y mi sufrimiento emocional no son sino señales de qué voy contra mis propias verdades. Hoy sé que eso es… Autenticidad.

 

Cuando me amé de verdad, dejé de desear que mi vida fuera diferente y comencé a ver que todo lo que acontece contribuye a mi crecimiento. Hoy sé que eso se llama… Madurez.

 

Cuando me amé de verdad, comencé a comprender por qué es ofensivo tratar de forzar una situación o a una persona solo para alcanzar aquello que deseo, aun sabiendo que no es el momento o que la persona (tal vez yo mismo) no está preparada. Hoy sé que el nombre de eso es… Respeto.

 

Cuando me amé de verdad, comencé a librarme de todo lo que no fuese saludable: personas y situaciones, todo y cualquier cosa que me empujara hacia abajo. Al principio, mi razón llamó egoísmo a esa actitud. Hoy sé que se llama… Amor hacia uno mismo.

 

Cuando me amé de verdad, dejé de preocuparme por no tener tiempo libre y desistí de hacer grandes planes, abandoné los mega-proyectos de futuro. Hoy hago lo que encuentro correcto, lo que me gusta, cuando quiero y a mi propio ritmo. Hoy sé, que eso es… Simplicidad.

 

Cuando me amé de verdad, desistí de querer tener siempre la razón y, con eso, erré muchas menos veces. Así descubrí la…Humildad.

Cuando me amé de verdad, desistí de quedar reviviendo el pasado y de preocuparme por el futuro.

Ahora, me mantengo en el presente, que es donde la vida acontece. Hoy vivo un día a la vez. Y eso se llama… Plenitud.

Cuando me amé de verdad, comprendí que mi mente puede atormentarme y decepcionarme. Pero…, cuando yo la coloco al servicio de mi corazón, es una valiosa aliada. Y esto es… ¡Saber vivir!

Link relacionado:  https://www.youtube.com/watch?v=k_4RQsyIG8k

FUENTE: Norberto Bruno Worobeizyk 

A Red de Buenas Noticias le interesa tu participación en los artículos, notas, entrevistas que publica.  Además envía tu Buena Noticia!!!!  Tu también te puedes convertir en corresponsal de RBN, no importa donde te encuentres en el planeta Tierra, nos interesa y a los demás también lo que tengas para compartir. 

Envíalas a   hola@reddebuenasnoticias.com y te contestaremos.