Esta iniciativa combina el coaching, la consciencia plena o mindfulness y la programación neolingüística. Mirá de qué se trata.

 

Muchas personas que sufren de amaxofobia –o temor obsesivo a conducir un auto– no simplemente cargan con un problema en su vida diaria sino que también pueden llegar a ser un inconveniente para la seguridad vial de terceros. Frente a este panorama, investigadores, psicólogos y expertos de origen español trabajaron en conjunto en el proyecto “Desarrollo de una Aplicación Informática para la Conducta de Riesgo y Amaxofóbica en la Conducción” que busca aportar una solución eficaz tanto para quienes padecen de esto como para los demás.

“Es una plataforma informática cuyo objetivo principal es mejorar la conducción de aquellas personas que presentan conductas amaxofóbicas, pero también va dirigido a quienes tienen interés en ponerse al volante de manera más eficiente y relajada”, explicaron.

La iniciativa reúne tres técnicas psicológicas que están teniendo un gran éxito en diversos ámbitos. Por un lado, el coaching, un método de entrenamiento para cumplir objetivos personales y desarrollar habilidades. Por otro, la consciencia plena o mindfulness que permite centrarse en el momento presente. Y finalmente, la programación neurolingüística, una estrategia que pretende lograr cambios para conseguir determinados logros.

“El cerebro ejecuta las técnicas que trabajamos y genera nuevos aprendizajes en muy poco tiempo, con lo cual conseguimos conducir de forma tranquila, eficiente y segura”, comentaron los expertos.

Los ejercicios que tiene que realizar cada persona para lograr estos resultados se encuentran divididos en seis módulos. “El acceso a la formación del contenido de esta aplicación se realiza a través de dos niveles: una plataforma de formación online que contiene los videos de formación, ejercicios y tests de evaluación; así como también una app que puede consultarse o seguirse a través del teléfono móvil para mayor facilidad del usuario”, sostuvieron.

“Con esta aplicación informática, lo que pretendemos es reducir la tasa de siniestralidad, dado que el 90% de los siniestros están relacionados con la implicación del conductor”, concluyeron.

Fuente: María Inés Villola
Buenas Noticias