Presos de la Unidad 24 elaboraron 40 cunas; 20 de ellas se entregaron en cuatro asentamientos de Capital y Gran Buenos Aires.

Un grupo de internos de la Unidad 24 de Florencio Varela trabajó en un proyecto solidario en el cual se fabricaron 40 cunas para ser entregadas a madres solteras o embarazadas que viven en distintos asentamientos de la ciudad de Buenos Aires y de la provincia.

La iniciativa fue llevada a cabo por el Servicio Penitenciario Bonaerense, una Iglesia Evangélica y una empresa maderera. Las primeras 20 cunas –de tipo catre– de esta primera etapa de producción fueron entregadas el sábado pasado a través de la Asociación Civil Frente Joven a mujeres de la Villa Zavaleta, de la Capital; de Rincón de Milberg, Tigre; de la villa La Cava, de San Isidro, y del barrio Las Tosquitas, de Lobos.

David, un interno de 35 años que fue parte de la fabricación de las cunas, señaló: “Para mí y mis compañeros esta posibilidad de hacer las cunitas es una doble satisfacción. Por un lado, poder hacer algo por quienes necesitan nos da mucha satisfacción, pero además estamos aprendiendo un oficio que nos va a permitir defendernos en la vida y eso también es muy importante“.

La idea detrás es llevar adelante proyectos que procuren generar a las personas detenidas, oportunidades laborales y brindar hábitos de trabajo para fomentar la reinserción social.

Leonardo Miño es el empresario maderero de la empresa Palet 1 que colaboró con este proyecto aportando materiales y maquinaria. Miño, que en otros tiempos estuvo detenido en esa unidad penitenciaria, declaró estar muy comprometido con el proyecto porque, además, gracias a la capacitación que reciben los reclusos, él podrá contar en un futuro con mano de obra que actualmente le cuesta mucho conseguir, y de paso, puede ayudar a que ellos logren reinsertarse en la sociedad.

El jueves pasado se presentaron en la Unidad 24 las primeras 20 cunas que fueron retiradas dos días después para ser entregadas a las madres de aquellos asentamientos. La entrega estuvo a cargo de la Asociación Civil Frente Joven, conducida por Leandro Fiocco, que además brinda a las jóvenes madres talleres de información de maternidad, controles de embarazo y asistencia material.

El pastor evangenlista de la Iglesia del Ministerio Carcelario por el Cambio Interno, que trabaja con los internos e integra esta movida solidaria, declaró: “Nos conmueve lo que está pasando con nuestra sociedad, y los que tenemos algo podemos aportar, y armar un círculo de solidaridad”.

Santiago García, jefe de Talleres de la Unidad 24 de Florencio Varela, destacó la ayuda de todos: “Apostamos a que la mayor parte de los internos se sumen a alguna de las actividades que realizamos. Este grupo que ha trabajado en las cunitas es muy consciente de la labor solidaria que están llevando a cabo y han trabajado muy bien“.

 

Fuente: La Nación.

Fuente:   María Inés Villola
Buenas Noticias